Fecha de publicación: Sab, Jun 17th, 2017
Politica | Publicado por: Clarin

Cristina arma internas en las provincias contra la sangría de bancas K

Social
Tags

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Línea Prensa) Apesar de la sangría que sufrió desde que Cristina Kirchner dejó la Casa Rosada, de los 72 diputados que hoy tiene el Frente para la Victoria en la Cámara de Diputados de la Nación, 32 deberán irse a su casa o presentarse a las elecciones para revalidar sus lugares. Son los que llegaron al Congreso en 2013, el año en que, con la derrota frente a Sergio Massa en la provincia de Buenos Aires, el kirchnerismo comenzó a perder fuerza irremediablemente.

En muchas provincias, el kirchnerismo no tiene modo de recuperar esos diputados, pero Cristina Kirchner intentará usar la influencia que le queda en algunos distritos para darle pelea al PJ por las renovaciones.

En Chaco, donde se votan cuatro diputados y el FPV arriesga dos de ellos (Sandra Mendoza y Juan Manuel Pedrini), Cristina le dio la orden al intendente de Resistencia, Jorge Capitanich (ex jefe de Gabinete durante el kirchnerismo), de darle pelea a los candidatos del gobernador Domingo Peppo para disputarle bancas al PJ en el Frente Chaco Merece Más.

No necesitó mucho para convencerlo: la tensión entre Capitanich y su sucesor en el puesto ya se había hecho manifiesta en la provincia.

Algo parecido ocurre en Tucumán, donde el FPV pone en riesgo dos bancas (Nilda Carrizo y Miriam Gallardo) de las cuatro que se someten a votación.

En ese caso, el elegido por Cristina para pelearle espacios al gobernador Juan Manzur fue José Alperovich, que había gobernado la provincia en el turno anterior.

En Santa Fe, un distrito esquivo para el peronismo desde hace tiempo, y donde ese espacio tiene buenas posibilidades de quedar tercero detrás del Frente Progresista y Cambiemos, Cristina designó a su ex ministro de Defensa, Agustín Rossi.

Ex jefe del bloque de diputados del kirchnerismo por varios períodos, Rossi irá a una PASO para competir por una de las nueve bancas que se ponen en juego. Dos de las que se van este año (Josefina González y Eduardo Seminara) son del Frente Para la Victoria.