Fecha de publicación: Mie, Dic 6th, 2017
Policiales | Publicado por: Clarin

El mensaje del joven más buscado: “Decile a la cana que ‘Turrón’ está de vuelta”

Social
Tags

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Línea Prensa). Los días en libertad de César Maximiliano “Turrón” Aguilera (18) marcaron un inevitable final: el regreso a la cárcel. A tan sólo dos meses de abandonar el instituto de menores en el que estuvo detenido durante tres años, acumuló una causa por homicidio y siete por robo. Cayó la semana pasada, tras un tiroteo con policías y gendarmes, pero tardaron cinco días en identificarlo.

Será la primera vez que “Turrón” responda con mayor de edad ante la Justicia: los otros cinco asesinatos que le adjudican, entre ellos el de un policía de la Federal asaltado frente a su familia, fueron cometidos cuando tenía 15 años. Por eso fue liberado en septiembre, cuando cumplió los 18. Distinta suerte corrieron sus padres. Jésica “La Rubia” González (33) y Gustavo “Papilo” Aguilera (35) fueron condenados en julio por incentivar a su hijo a robar y por ayudarlo a escapar de la Policía.

Un mes después de dejar el instituto de menores, “Turrón” quedó involucrado en el homicidio de un joven de 20 años ejecutado a sangre fría en Lanús. La principal hipótesis apunta a un ajuste de cuentas. Creen que Aguilera se cruzó a la víctima en la calle y lo mató de un balazo porque tenía un conflicto con un amigo suyo. “Fue pura maldad”, resumió a Clarín uno de los investigadores.

A ese asesinato se sumaron otras acusaciones por robo, todos cometidos entre el 18 de noviembre y el 4 de diciembre. Durante esa violenta seguidilla se las ingenió para escapar. Sin embargo, cuentan en su barrio, se encargó de dejarle un mensaje a sus víctimas: “Andá a decirle a la cana que Maxi ‘Turrón’ está de vuelta”.

​Fueron también los rumores del barrio los que sellaron su final. El viernes de la semana pasada, agentes de la comisaría 5° de Lanús recibieron el dato de que “Turrón” había sido herido y detenido. Sin embargo, su nombre no figuraba en ningún listado oficial. Aguilera había dado un nombre falso y otro número de documento. Los policías lo rastrearon por hospitales y cárceles, hasta que lograron localizarlo en la Unidad Penitenciaria N° 24 Marcos Paz.

Tras informar su verdadera identidad y los dos pedidos de captura que tenía vigentes, evitaron que le otorgaran la libertad. Además, los investigadores confirmaron que había sido detenido el viernes a la madrugada en el barrio porteño del Bajo Flores, luego de intentar robar un auto junto a dos cómplices. Los tres se enfrentaron con policías y gendarmes que patrullaron la zona. En ese tiroteo, “Turrón” recibió un roce de bala en su mano izquierda.

Junto con Aguilera cayó “Luchito”, un adolescente de 15 años que horas antes se había fugado de un instituto de menores de La Plata. Había sido detenido el domingo anterior, por secuestrar a una mujer y asaltar a nueve personas en Lanús. Aunque no pudieron atraparlo, los investigadores creen que en esa raid estuvo acompañado por “Turrón”.

“Esperemos que ahora, con toda la lista de delitos que se le imputan y siendo mayor de edad, Aguilera tenga la condena que se merece”, aseguró a Clarín uno de los hombres que siguió de cerca sus pasos en los últimos meses.

Sus antecedentes como menor reflejan su peligrosidad. Para la Justicia, participó de al menos cinco homicidios junto a otros miembros de su banda. Incluso fue señalado como autor material del disparo que asesinó al policía de la Federal Ezequiel Alifraco, en febrero de 2015. El agente fue ejecutado de un balazo en la cabeza frente a su hijo de seis meses, durante un robo.

Las escuchas realizadas como parte de la investigación de ese homicidio revelaron el rol de los padres de Aguilera. Tanto su mamá como su papá quedaron registrados mientras planificaban cómo encubrir a su hijo, le daban consejos para cometer sus robos y hasta se mostraban orgullosos de sus crímenes. Por eso fueron condenados a siete y nueve años de prisión.