Fecha de publicación: Mié, Mar 1st, 2017
Politica | Publicado por: Clarin

Larreta a los docentes: «Que los chicos no pierdan clases»

En la Legislatura, Rodríguez Larreta pidió que «las clases empiecen a tiempo y los chicos no pierdan días por paro». Foto: DyN / Luciano Thieberger

 

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Línea Prensa). Apenas pasadas las 9, el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, empezó su discurso de apertura de sesiones ordinarias de la Legislatura porteña. Ahí, frente a funcionarios y legisladores, mientras hacía un repaso de su primer año de gestión, no perdió la oportunidad de referirse al conflicto docente.

«Quiero destacar el compromiso de los maestros y aprovecho para reafirmar nuestra vocación de diálogo para que el ciclo lectivo comience en tiempo y los chicos no pierdan clases”, dijo. La alusión llegó promediando el discurso, que duró casi una hora. Acompañado por su vice, Diego Santilli, inauguró -en sentido formal- el año político, uno que tendrá el agregado de las tensiones de un período electoral, en el que se renovarán la mitad de las bancas. Hoy, el oficialismo tiene 27 diputados y necesita 31 para aprobar algunos proyectos.

El jefe de Gobierno habló de «movimiento, transformación y cambio» para resumir lo que ocurre en la Ciudad y mencionó en uno de sus pasajes que sueña «con hablar de barrios y no más de villas». Además mezcló proyectos en desarrollo (nueva traza de la autopista Illia, urbanización de la Villa 31 y 31 bis, las obras en la Villa Olímpica, etc.) con elogios al Ejecutivo nacional, que calificó como «un gobierno que cree en el diálogo, en las capacidades y en el talento de los argentinos”.

Fue la segunda vez que cumplió con la obligación de inaugurar las sesiones ordinarias, como lo indica la Constitución porteña. Pero a diferencia de su antecesor, el actual presidente Mauricio Macri, al que la apertura le tomaba apenas 20 minutos, Rodríguez Larreta fue mucho más extenso, con 53 minutos de discurso. El escenario ofreció rutina: seis interrupciones por aplausos de los legisladores oficialistas, funcionarios porteños y nacionales -estuvieron Marcos Peña y Patricia Bullrich- y silencio respetuoso de los opositores.

Otro de los puntos en los que se centró fue la seguridad: «Este año ya sacamos a la calle 1.100 policías, 800 que egresaron del Instituto Superior de Seguridad Pública y 300 que estaban haciendo tareas administrativas en las comisarías».

Respecto del transporte, hizo hincapié en el Paseo del Bajo, la autopista subterránea y el parque lineal que, en la zona de Puerto Madero, conectará la Illia con la Buenos Aires-La Plata. También, en el nuevo Metrobus del Bajo, que será inaugurado en mayo. Y prometió mejoras en las líneas de subte, con compras de vagones, obras en las estaciones H y E y mejora en las frecuencias. Esta última fue una promesa que el Gobierno porteño hizo el año pasado, pero aún no cumplió.

Los proyectos que tendrán prioridad en la agenda parlamentaria serán las votaciones en segunda lectura de la urbanización de las villas Rodrigo Bueno, en Puerto Madero, y Fraga, en Chacarita. También, se volverá a debatir el desarrollo del Paseo del Bajo. Es que si bien hoy se retomaron las sesiones, la Legislatura está en actividad desde el 22 de febrero.

Durante la semana pasada hubo cinco audiencias públicas entre funcionarios, legisladores, organizaciones sociales y vecinos en las que se analizó y discutió la venta de la última manzana vacía de Puerto Madero y de tierras del playón ferroviario que está detrás de Catalinas Norte para financiar la construcción del Paseo del Bajo. También se debatió el modo en que serán urbanizadas las villas Rodrigo Bueno y Fraga, y la creación de un espacio verde en la Manzana 66, delimitada por las avenidas Belgrano y Jujuy y las calles Moreno y Catamarca, en Balvanera.

A futuro, dijo Rodríguez Larreta, empezarán las obras para mudar el Ministerio de Educación porteño a la Villa 31; comenzará la construcción de tres viaductos para los trenes Belgrano, San Martín y Mitre; y más cerca en el tiempo, a partir de mañana, se iniciará el programa “Comisarías abiertas”, en el que los primeros jueves de cada mes los vecinos tendrán reuniones abiertas con los efectivos de cada dependencia. También, en conjunto con el Gobierno bonaerense, se creará un “anillo digital” de 291 cámaras que registrarán los vehículos que entran y salen por los 74 accesos a la Ciudad.

«Fue un discurso con datos concretos, fiel al estilo de Horacio», dijo Francisco Quintana, jefe del bloque PRO, tras la exposición. «Se centró en el trabajo de reurbanización, que se viene realizando en diferentes puntos de la Ciudad y los desafíos que aún tenemos. Creo que ese va a ser el gran sello de su gestión», agregó. Una observación más moderada tuvo la diputada Paula Oliveto Lago, jefa del bloque de la Coalición Cívica en la Legislatura: «Larreta se mantuvo en los ejes que planteó al inicio de su mandato: la urbanización de las villas y la creación de espacios verdes. Pero faltó una agenda institucional. Es decir, normas que tengan que ver con controles internos.

En la Ciudad no hay un organismo encargado de investigar la corrupción», dijo. Más crítico fue el legislador porteño por el Partido Socialista Roy Cortina: «Me quedé preocupado. En todo el discurso estuvo ausente la realidad social de la Ciudad. Hay problemas de accesibilidad al crédito para comprar una vivienda, de alquiler y esos temas no se tocaron».

Palabras similares tuvo el legislador socialista Adrián Camps: «Fue un discurso más completo que los que hacía Macri. Larreta al menos abordó más temas. En algunos casos, con una valoración excesiva. Cualquiera que no conoce la Ciudad y escucha a Larreta cree que estamos en Oslo. La realidad es otra y no estuvo reflejada en el discurso, aunque rescato que se quiera resolver el conflicto docente».