Fecha de publicación: Mié, Mar 15th, 2017
Politica | Publicado por: Clarin

Cristina salió a respaldar a los docentes y criticó a María Eugenia Vidal

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Línea Prensa). La ex presidenta Cristina Kirchner explicitó hoy su apoyo a los gremios docentes que cumplieron hoy el séptimo día de paro y cuestionó a la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, por haber pedido a los sindicalistas que lideran el conflicto que no mezclen cuestiones políticas en la paritaria y «digan si son kirchneristas».

La embestida ocurrió pocas horas después de la conferencia de prensa que dio la mandataria provincial, en la que además de cuestionar a los gremios, también anunció un pago a cuenta de la negociación salarial de hasta 3.750 pesos y de 1.000 pesos de incentivo para los maestros que dieron clases pese a la huelga. Lo hizo, como es habitual para Cristina Kirchner, mediante mensajes publicados en su cuenta de Telegram, con argumentos similares a los que plantearon los gremialistas más duros, como Roberto Baradel, de Suteba.

Los primeros mensajes de la ex presidenta apuntó al envío de «policías a las escuelas bonaerenses para identificar a los docentes que adhirieron al paro y exigir a los directores de los colegios que abriera las puertas de las instituciones». Ese episodio lo definió como «una barbaridad». También, cuestionó el anunció sobre el pago del plus a los docentes que fueron a dar clases y tomó como propias los cuestionamientos planteados por el juez Aníbal Segura, que habló de violaciones a preceptos constitucionales y de la OIT.

Pero las críticas más duras estuvieron en el reclamo que hizo Vidal para que los sindicalistas admitan «si son kirchneristas». Reprodujo un tuit de Alberto Fazio, un ex dirigente sciolista que calificó el pedido como «uno de los hechos más graves para la democracia desde el 83 a la fecha».

«Coincido. Grave porque nos remite a una etapa donde la persecución al que piensa diferente la impulsaba el propio Estado», consideró Cristina Kirchner, que es señalada por sectores del gobierno de Vidal y de Macri por la intransigencia de algunos dirigentes sindicales, como Barade