Fecha de publicación: Mié, Abr 12th, 2017
Politica | Publicado por: Ricardo Mangano

Tras hacerse estudios por una arritmia, Lázaro Báez volvió a la cárcel

Un informe del Cuerpo Médico Forense encargado por el juez Sebastián Casanello dictaminó que puede dejar la clínica y volver a Ezeiza. Confirmaron que no sufre «ninguna enfermedad coronaria».

Luego de permanecer internado en el sanatorio Los Arcos desde el martes por un cuadro de arritmia severa, el empresario kirchnerista Lázaro Báez fue trasladado desde el sanatorio privado Los Arcos hacia la cárcel de Ezeiza. El traslado se hizo tras un informe que hicieron los especialistas del Cuerpo Médico Forense por pedido del juez Sebastián Casanello. El oficio especificando el estado de salud de Báez, se firmó después de que la defensa pidió que permanezca internado en la clínica privada. En el informe, los especialistas consignaron que el empresario K «no sufre ninguna enfermedad coronaria», pidieron que permanezca en observación 48 horas más en el hospital penitenciario y que cumpla el tratamiento y las recomendaciones médicas.

Báez pasó la noche del martes en la habitación 202 del sanatorio Los Arcos, donde fue trasladado el martes a las 20:30 por una arritmia severa detectada por los médicos del Servicio Penitenciario Federal (SPF) y que en consecuencia, solicitaron una serie de exámenes más rigurosos «extra muros».

Durante la mañana, mientras se le realizaban una serie de exámenes al empresario preso desde 2016 por lavado de dinero, su abogado, Maximiliano Rusconi, presentó un escrito en el juzgado de Casanello solicitando que se extienda su internación, planteando un cuadro de «gravedad» respecto a la salud de Báez. En consecuencia, el juez envió un oficio al cuerpo médico forense requiriendo un «informe médico completo» que consigne «si está en condiciones de recibir el alta médica» o si «reviste gravedad» su estado de salud.

Los especialistas informaron a Casanello que Lázaro Báez podía «recibir el alta médica» y regresar «al penitenciario federal», descartando «toda enfermedad coronaria». En el informe le exigieron, de todos modos que cumpla con todos los tratamientos recomendados por los médicos que lo trataron. Los exámenes se le realizaron en el transcurso de la tarde, después que el personal del sanatorio Los Arcos inició una serie de estudios que incluyó una cámara gamma.

En medio de esta situación, el magistrado ordenó a las máximas autoridades del SPF que «se extremen todos los recaudos y controles médicos» sobre el empresario K a fin de evitar cualquier complicación, teniendo en cuenta las patologías de las que sufre previo a su ingreso al penal: Hipertensión, diabetes tipo II y asma bronquial. Casanello retomó las palabras de la Cámara Federal cuando ratificó su rechazo para conceder la prisión domiciliaria que insistentemente pidió la defensa.

Con este informe oficial, Báez regresó al Servicio Penitenciario Federal, donde ingresó el 5 de abril de 2016 en la causa conocida como la «Ruta del Dinero K», por orden del juez Casanello. En breve además, será indagado nuevamente en el marco de esta investigación.