Fecha de publicación: Vie, Abr 28th, 2017
Internacional | Publicado por: Clarin

Masiva marcha en Venezuela para exigir la libertad de los presos políticos

Otra vez la gente salió a la calle en Venezuela. En esta ocasión para pedir la libertad de los presos políticos. (AP)

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Línea Prensa). La oposición venezolana demostró que está dispuesta a mantener la protesta en la calle, y la gente le sigue respondiendo pese al temor a la represión, un malestar que se instaló con fuerza. Ayer hubo una marcha a tres cárceles diferentes para reclamar la liberación de los presos políticos, que cada día suman más, y volvió a tener una fuerte adhesión popular.

En esta ocasión el gobierno evitó utilizar la fuerza, y sólo se limitó a bloquear el desplazamiento de la gente cruzando vehículos en el trayecto. La columna principal se concentró en Caracas y tuvo como meta la prisión militar de Ramo Verde, en Teque, a unos 40 km de la capital venezolana. Allí se halla detenidos desde hace más de dos años el líder de Voluntad Popular, Leopoldo López, así como otros dirigentes.

A la altura del kilómetro 22, a metros del centro comercial Superlíder, el gobierno cruzó varios micros que bloquearon el tránsito. Detrás se puso una línea de efectivos de la Policía Nacional Bolivariana (PNB). Sin embargo, luego levantaron el “piquete”, como lo llaman los venezolanos, y dejaron que la columna continuara su camino. Desde el inicio hasta el final, la consigna fue “libertad, libertad”.

A la cabeza iba la esposa de López, Lilian Tintori, y un grupo de diputados. Al llegar le pidieron a los jefes de la prisión que les permitieran ver a López, ya que hace un mes que su familia no puede obtener permiso para visitarlo. La respuesta fue que “está castigado, sancionado e incomunicado”. Cuando preguntaron los motivos, la respuesta fue: “Es una orden del presidente (Nicolás) Maduro”.

Ante la frustración, la gente comenzó a cantar consignas y a gritar el nombre de López, pero la guardia puso inmediatamente la sirena policial a todo volumen, impidiendo que el preso escuche lo que sucedía.

La lista de detenidos creció significativamente en el último mes con esta nueva ola de protestas callejeras. Según el Foro Penal Venezolano (FPV), una ONG que está ayudando a los detenidos, en abril hubo 1.584 arrestados por participar en las movilizaciones. Más de la mitad fueron liberados, aunque aún permanecen en las cárceles 715 personas, la gran mayoría jóvenes. A más de 200 de ellos no les presentaron cargos concretos y por lo tanto no fueron llevado ante los juzgados.

Lo insólito es que los magistrados están pidiendo fianzas altísimas para el venezolano promedio, que rondan los 300.000 bolívares (75 dólares), un monto que les resulta imposible de pagar a la mayoría.

“La intención de los jueces es mantener a los manifestantes presos sin orden judicial y sin que hayan cometido ningún delito”, denunció Alfredo Romero, uno de los directores del FPV).

 

Lilian Tintori, esposa de López, y María Antonieta, la madre del dirigente de Voluntad Popular, encabezaron la protesta. (EFE

El componente social de las marchas fue sufriendo una metamorfosis en el último mes. Especialmente después de que el gobierno reprimiera con tanta violencia, provocando la muerte de al menos 33 personas en lo que va del mes. “En un principio a las marchas venía gente de clase media, pero cada ves se van sumando más los sectores humildes, que pasan peores necesidades”, cuenta José Luis, un comerciante con dos hijas pequeñas que dejó el negocio y salió marchar.

“Ahora en las protestas vas a ver que la gente de clase media son personas grandes o adolescentes, y esto es porque los que pueden, los solteros, se está yendo de Venezuela. Nos estamos quedando solos. Muchos amigos míos se fueron”, agrega José Luis.

Elisa camina a pie firme el largo recorrido de la marcha, mientras agradece que el cielo se nuble por momentos. “Estoy acá luchando por cada uno de los venezolanos. No es posible que un país rico en minerales, en agricultura, en ganadería en petróleo estemos pasando lo que estamos pasando. Cómo puede ser que un país que exportaba ahora esté importando solamente. El gobierno nacionalizó todas las empresas, pero no produce”, dice enojada.