Fecha de publicación: Mar, Feb 6th, 2018
Salud | Publicado por: Infobae

Casi 9 millones de muertes al año y 5 factores de riesgo evitables: las cifras del cáncer, hoy

Social
Tags

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Línea Prensa). Cáncer es el nombre común que recibe un conjunto de enfermedades relacionadas en las que se observa un proceso descontrolado en la división de las células del cuerpo. En todos los tipos de cáncer, algunas de las células del cuerpo empiezan a dividirse sin detenerse y se diseminan a los tejidos del derredor. Estas células adicionales pueden formar masas que se llaman tumores.

El cáncer es la segunda causa de muerte a nivel mundial. Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 8,8 millones de muertes ocurridas en el mundo en 2015 se atribuyen a esta enfermedad, lo que equivale casi a una de cada seis defunciones.

Y el panorama no es para nada alentador: se prevé que el número de nuevos casos aumente un 70% en los próximos 20 años.

Afecta más a hombres que a mujeres y los cánceres que causan un mayor número anual de muertes son -en orden, según estadísticas del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer​ (IARC, por su nombre en inglés)- los de pulmón, mama, colon, próstata y estómago. Seguidos por hígado, cuello de útero, esófago, vejiga y linfoma.

La Argentina se encuentra dentro del rango de países con incidencia media-alta, con más de 217 casos nuevos por año cada 100.000 habitantes. Es la segunda causa de muerte en el país, después de las enfermedades cardiovasculares.

El cáncer de mama es el tipo que mayor incidencia tiene con el 18% del total de casos a nivel nacional, según estadísticas del Instituto Nacional del Cáncer. Le siguen en preponderancia el colorrectal, el de pulmón y el de próstata.

Un tercio de las muertes se debe a factores de riesgo evitables, ya que se trata de circunstancias conductuales y dietéticas, como índice de masa corporal elevado, ingesta reducida de frutas y verduras, falta de actividad física, consumo de tabaco y consumo de alcohol.

Según la Asociación Argentina de Oncología Clínica (AAOC), “las infecciones provocadas por los virus de la hepatitis o el de papiloma humano ocasionan el 25% de los casos de cáncer en los países de ingresos medios y bajos”.

El lema de la campaña 2018 por el Día Mundial contra el Cáncer busca la promoción de estilos de vida saludables y la detección temprana de la enfermedad
Asimismo, “el tabaquismo es el factor de riesgo que por sí solo provoca un mayor número de casos y a nivel mundial causa aproximadamente un 22% de las muertes por cáncer y un 71% de las muertes por cáncer de pulmón”.

Lo cierto es que a la genética, antecedentes familiares o causas ambientales, se le suman estos cinco factores de riesgo que constituyen conductas que pueden modificarse y reducir así las posibilidades de padecer la enfermedad.

De ahí que con el foco puesto en la prevención, el lema elegido este año para conmemorar el Día Mundial contra el Cáncer sea “Nosotros Podemos. Yo Puedo”, a modo de hacer un llamamiento al esfuerzo conjunto para promover acciones e inversiones en el control del tabaco, la promoción de estilos de vida saludables y la detección temprana de la enfermedad.

“Nosotros podemos. Yo puedo” es el lema de la campaña 2018 por el Día Mundial contra el Cáncer
“Nosotros podemos. Yo puedo” es el lema de la campaña 2018 por el Día Mundial contra el Cáncer
En su sitio oficial, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) se unió a este esfuerzo para destacar cómo cada uno, de manera colectiva o individualmente, puede contribuir a reducir la carga mundial de esta enfermedad.

Según la OMS, por cada cien personas que contraen cáncer, 33 casos podrían prevenirse a través de simples cambios en el estilo de vida

En ese sentido, el doctor Ernesto Crescenti (MN 50.776), médico, investigador y director del “Instituto de Inmunooncología Dr. Ernesto J.V. Crescenti”, indicó cuáles son algunos de los hábitos que podrían disminuir las probabilidades de contraer esa enfermedad.

– Alimentación saludable. “Cuando comemos damos a nuestro cuerpo las herramientas que necesita para seguir adelante, cuanto mejor sea lo que ponemos sobre la mesa, mejor se comportará nuestro organismo”, enfatizó el especialista. Y recomendó “comer frutas y verduras, evitar el uso excesivo de sal, balancear las raciones de carne vacuna, cerdo y cordero, ya que su alto consumo se asocia con el cáncer de colon y recto, alejarse de las bebidas azucaradas, golosinas y alimentos grasos y aumentar la ingesta de agua”.

Además, remarcó que “incorporar a la dieta fibras y cereales reducirá el riesgo de contraer cáncer colorrectal”.

“Una buena nutrición es indispensable para que el cuerpo incorpore los nutrientes, reemplace tejidos y se mantenga fuerte y en buen estado”, destacó.

– Mantener estimulado el sistema inmunológico. “El sistema inmunológico es el encargado de defender al organismo ante las infecciones, como las bacterias y los virus. A través de una reacción organizada, el cuerpo ataca y destruye los organismos infecciosos que lo invaden. Es fundamental el buen estado del sistema inmunológico para prevenir y combatir diversas enfermedades”, remarcó Crescenti.

– Cuidarse, cuidarse y cuidarse. El especialista hizo hincapié en que “realizar actividad física y mantenerse en peso reduce el riesgo de la mayoría de los cánceres”. Asimismo, “reducir el consumo de alcohol y abandonar el tabaco son dos puntos clave para una buena calidad de vida”. Por último, “cuidarse en la exposición al sol es fundamental para tener una piel joven y sin manchas que puedan convertirse en melanomas”.

Es fundamental el buen estado del sistema inmunológico para prevenir y combatir diversas enfermedades
– Involucrarse. “Parte de cuidar la salud tiene relación con el tomar conciencia y cuidar el lugar que habitamos -enfatizó Crescenti-. La contaminación ambiental del aire, agua y suelo representa hasta el 4% de casos de cáncer. Las infecciones como la hepatitis B, C y VPH causan hasta el 20% de las muertes por cáncer en los países en desarrollo”.

Inmuno oncología, un nuevo paradigma en la lucha contra el cáncer

La cirugía, la radioterapia, la terapias dirigidas y la quimioterapia representaron la base del tratamiento del cáncer en las últimas décadas. Hasta que surgió la inmuno-oncología (IO), que implica el uso de medicamentos cuyo principal mecanismo de acción es actuar directamente sobre el sistema inmune para luchar contra el cáncer.

“Es un enfoque innovador que tiene el potencial de cambiar el modo de tratar las enfermedades oncológicas ya que apunta al desarrollo de tratamientos que activen las defensas naturales del paciente para que sea su propio sistema inmune el que detecte y ataque a las células tumorales”, informó la American Cancer Society.

Una investigación realizada en pacientes con cáncer avanzado, cuyos resultados fueron publicados en The New England Journal of Medicine comprobó la efectividad de la IO en patologías como el melanoma metastásico, el cáncer de pulmón metastásico, el cáncer colorrectal metastastásico y el cáncer de células renales y otros.

La IO se considera un nuevo paradigma porque funciona inactivando el proceso de defensa de las células tumorales frente al sistema inmunológico. A partir de estas terapias, el sistema inmunológico se vuelve capaz de reconocerlas y eliminarlas previniendo de este modo la propagación del cáncer.

Se diferencia de otras terapias como la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia porque:

– Actúa sobre el sistema inmunológico del cuerpo humano, no sobre el tumor en sí.

– Permite que el sistema inmunológico reconozca y ataque selectivamente las células cancerígenas.

– Aporta memoria a largo plazo al sistema inmune para los marcadores tumorales identificados y puede adaptarse continuamente al cáncer identificando nuevos marcadores, proporcionando así una respuesta duradera y prolongada.