Fecha de publicación: mar, May 8th, 2018
Internacional | Publicado por: Clarin

EE.UU. pide a la OEA suspender a Venezuela y le reclama a Nicolás Maduro posponer la elección

Social
Tags

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Línea Prensa). A menos de dos semanas para las elecciones presidenciales en Venezuela, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, exhortó este lunes a la OEA a suspender al país en el organismo panamericano y anunció nuevas sanciones contra funcionarios del entorno de Nicolás Maduro. Pence, además, instó a suspender los comicios del 20 de mayo y a permitir la entrada de ayuda internacional humanitaria para el pueblo de Venezuela, durante un discurso en la OEA, en Washington, que se celebró con la protesta y ausencia de la delegación del país latinoamericano.

“Debemos hacerlo”, dijo Pence sobre la suspensión, “porque, como ha dicho el presidente Donald Trump, una Venezuela pacífica y estable es lo que más le conviene al hemisferio”.

El número dos de Trump pronunció ayer el primer discurso de un vicepresidente de Estados Unidos en la Organización de Estados Americanos (OEA) desde 1994, cuando allí habló el demócrata Al Gore.

Pese al peso político que tiene el llamado de EE.UU. a suspender a Venezuela, actualmente no hay apoyos suficientes en el organismo para dar este paso. Para ello serían necesarios dos tercios de los 35 países de la OEA, 24 Estados, una cifra que no se da por el momento gracias al férreo apoyo a Maduro de un amplio bloque de naciones caribeñas beneficiadas durante años del petróleo subvencionado venezolano y otras ayudas.

En la práctica, la suspensión de un Estado de la OEA implica que el país deja de participar en todas las actividades del ente, así como en los programas del organismo, como los de anticorrupción, seguridad y promoción de derechos.

Venezuela inició en abril del año pasado el proceso para abandonar el organismo panamericano por la presión que el Gobierno de Nicolás Maduro estaba sufriendo en ella. Esa salida, en base a las normas de la organización, se materializará en abril del año que viene. Por eso, la petición de Pence, aunque llegara a realizarse, sería sobre todo un golpe simbólico. “Nos fuimos de aquí en abril del año pasado y estamos contando los días para acabar de irnos”, respondió Samuel Moncada, el viceministro venezolano para América del Norte, en una rueda de prensa posterior al discurso de Pence.

Ni él ni ningún miembro de la delegación venezolana asistieron a la sesión con el vicepresidente de Estados Unidos. Moncada asegura que el país norteamericano prepara el terreno para una intervención en Venezuela para derrocar a Maduro. “No existe la posibilidad en ningún momento de que se suspendan las elecciones del 20 de mayo”, aseguró Moncada.

El discurso de Pence fue diseñado para incrementar la presión sobre Maduro ante unas elecciones que Washington y el Grupo de Lima, entre otros actores, rechazan por su falta de transparencia y los veto a la oposición. “No habrá una verdadera elección en Venezuela el 20 de mayo y el mundo lo sabe. Será una elección falsa con un resultado falso”, aseguró.

“Instamos a que suspenda esta farsa de elección y le dé al pueblo de Venezuela verdaderas oportunidades porque el pueblo de Venezuela merece vivir en democracia”, dijo Pence en un Salón de las Américas, lleno de asistentes, entre ellos también políticos opositores venezolanos.

El Gobierno de Trump ha impuesto reiteradas rondas de sanciones financieras y contra personas del entorno político de Maduro, incluido el propio presidente. Las sanciones que ayer aprobó Washington son la inclusión de tres venezolanos en la “lista Kingpin”, que integran narcotraficantes de todo el mundo. Relaciona a los tres, entre ellos un ex alto cargo del Gobierno de Venezuela, con el narcotráfico y el Ejecutivo de Maduro.

La inclusión en esa lista supone la congelación de los activos que tengan en Estados Unidos y el veto a cualquier estadounidense de hacer transacciones con ellos. El Tesoro incluyó ayer en su “lista negra” de narcotraficantes a Pedro Luis Martín Olivares, un exalto cargo del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) al que acusa de haber lavado dinero junto a Hugo Carvajal, hombre de confianza del fallecido presidente Hugo Chávez.

EE.UU. también anunció sanciones contra otros dos venezolanos, Walter Alexander Del Nogal Marquez y Mario Antonio Rodríguez Espinoza, por haber proporcionado ayuda financiera y tecnológica a Martín Olivares para sus supuestas actividades de narcotráfico.

De la lista forma parte el vicepresidente, Tareck El Aissami, desde febrero de 2017. Pence hizo una solicitud urgente a los países miembros de la OEA para que den pasos similares a los de Washington. Les pidió impedir que el entorno de Maduro lave dinero en ellos, les instó a negarles visados de entrada y a hacer que el presidente venezolano “rinda cuentas por destruir la democracia” en su país.

Fuentes: Dpa y AFP