Fecha de publicación: sáb, Jun 2nd, 2018
Internacional | Publicado por: Clarin

El socialista Pedro Sánchez asumió como presidente español

Social
Tags

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Línea Prensa). El socialista Pedro Sánchez asumió este sábado como nuevo presidente del gobierno de España, un día después de haber desbancado al conservador Mariano Rajoy con una inédita moción de censura en el Congreso. Se abre así una nueva etapa en España en la que Cataluña será su principal reto.

El líder del Partido Socialista (PSOE), quien se convierte en el séptimo presidente de la democracia española, prometió su cargo ante el rey Felipe VI en el palacio de la Zarzuela de Madrid sin presencia de Biblia ni crucifijo, una fórmula inédita en el país.

“Prometo por mi conciencia y honor cumplir mis obligaciones del cargo con lealtad al rey y guardar y hacer guardar la Constitución y el secreto de las deliberaciones del Consejo de Ministros”, dijo Sánchez

En la ceremonia, celebrada en el Palacio de la Zarzuela, sede de la jefatura del Estado español, además de las principales autoridades estatales estuvo presente Rajoy, quien deseó “mucha suerte” a su sucesor, luego de convertirse en el primer presidente del Ejecutivo español obligado a dejar su cargo tras la votación mayoritaria de una moción de censura, que había presentado Sánchez luego de que el Partido Popular fuera condenado por un enorme escándalo de corrupción.

Tras perder dos elecciones generales y haber sido defenestrado por su partido, en apenas un año Sánchez, de 46 años, logró recuperar el liderazgo del PSOE respaldado por la militancia e hizo caer a Rajoy, un veterano político de 63 años con fama de gran superviviente.

Unidos en el rechazo a Rajoy, que gobernó desde 2011 pero sufrió los golpes de la multiplicación de los casos de corrupción que involucraron a su partido, lo respaldaron la izquierda radical de Podemos, los independentistas catalanes y los nacionalistas vascos.

Entre las tareas pendientes del nuevo Ejecutivo, que previsiblemente gobernará en minoría, está solucionar la situación en Cataluña, marcada por el proceso separatista que abrió en octubre una de las crisis institucionales más graves de la historia reciente de España.

El fin de la intervención en Cataluña

Una hora después de que Sánchez prometiera su cargo, el nuevo “president” de Cataluña, el independentista Quim Torra, le pidió sentarse a negociar y establecer un diálogo sin límites.

“Presidente Pedro Sánchez, hablemos, razonemos, tomemos riesgos usted y nosotros. Sentémonos en la misma mesa y negociemos de gobierno a gobierno”, dijo Torra durante la toma de posesión de los miembros del Ejecutivo regional en la sede de la presidencia catalana en Barcelona.

Este trámite tiene lugar cinco meses después de las elecciones celebradas en Cataluña, que dieron mayoría a los grupos separatistas, y coincide con la llegada de Sánchez al gobierno central.

Además, supone la desactivación automática de la intervención de las instituciones catalanas por parte de Madrid, vigente desde octubre.

Cataluña ha vivido meses de tensión e incertidumbre. Pese a cosechar una mayoría en las urnas, los partidos separatistas no lograron hasta hace unas semanas investir a un “president” regional por la situación judicial de sus candidatos, investigados por el proceso soberanista.

Ahora, los cambios de gobierno en España y en Cataluña podrían abrir la puerta a una nueva etapa en medio de una crisis que tuvo su punto álgido el pasado octubre, cuando el Ejecutivo de Rajoy destituyó al “Govern” catalán de Carles Puigdemont después de que éste impulsara una declaración unilateral para crear una república independiente en la región.

Torra pidió este sábado diálogo y negociación a Pedro Sánchez, pero sin descartar su plan de ruptura con España. El “president” reiteró su compromiso de avanzar “hacia un Estado independiente en forma de república”. “No será un camino fácil”, matizó.

Sánchez, por su parte, se comprometió esta semana a reestablecer las relaciones con la región, prácticamente rotas desde octubre.

La toma de posesión de Pedro Sánchez y la desactivación de las medidas de intervención en Cataluña tienen lugar tras una semana histórica en España, en la que por primera vez prosperó una moción de censura contra el presidente del gobierno en la etapa democrática.

El motivo de la moción fue la sentencia de uno de los mayores escándalos de corrupción conocidos en España, que salpica al Partido Popular de Rajoy.

El líder del PSOE ya asumió de forma oficial el cargo y prepara su pronta mudanza al palacio de La Moncloa.

A partir de ahora, el nuevo mandatario tendrá que comunicar la composición de su gabinete, que será nombrado previsiblemente la próxima semana.

Pero a la vez, Sánchez deberá llamar a elecciones anticipadas. La mayor presión para celebrar unos comicios cuanto antes vendrá del partido liberal Ciudadanos, que no apoyó la moción de censura y que según los sondeos va viento en popa.

Sánchez verá limitada su capacidad de acción, con todos los partidos que lo apoyaron advirtiéndole que no tiene un cheque en blanco.

Fuente: agencias