Fecha de publicación: mar, Jun 5th, 2018
Actualidad | Publicado por: Clarin

Caso Maldonado: quiénes son los abogados acusados de dar información falsa

Social
Tags

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Línea Prensa). Los abogados Carlos “Chuzo” González Quintana y Fernando Cabaleiro pertenecen a la ONG Naturaleza de Derecho, focalizada en pleitos de derecho ambiental. También son los asesores legales de la Comunidad Canábica de Córdoba. En sus ratos libres, “Chuzo” se dedica a la construcción de viviendas de barro. Cuenta con orgullo que las levanta con sus propias manos en Cosquín.

Su trabajo está signado por la variedad. En Córdoba se los ha visto tanto sacando de una comisaría a un joven “hippie”, acusado de posesión, como en medio de un campo de soja peleando con productores. El álbum de fotografías se completa con imágenes abrazados al lonko Facundo Jones Huala, creador de Resistencia Ancestral Mapuche (RAM). “Somos un espacio interactivo que aborda cuestiones socioambientales, pero en los últimos años hemos ampliado nuestro accionar a la defensa de los pueblos originarios”, ha explicado Cabaleiro. Se autodefinen como “abogados sin corbata”. Ambos tienen militancia en el Frente de Izquierda y el FIT pero son cercanos al kirchnerismo.

Cuando viajan por el país para asumir causas indígenas acostumbran declarar que representan a la Asamblea Permanente de los Derechos Humanos de Córdoba.Algo que ya desmintió la APDH nacional en un documento.

En septiembre de 2017 la pareja envió un informe a la Comisión Internacional de Derechos Humanos (CIDH) en el cual daban por probada la Desaparición Forzada de Santiago Maldonado a manos de Gendarmería Nacional. Se incluyeron los testimonios de Matías Santana y el llamado Testigo E (Lucas Naiman Pilquiman). En base a este trabajo la Argentina recibió medidas cautelares levantadas en enero de 2018. Finalmente las pesquisas y el informe de 55 peritos hicieron comprender que los testimonios y los datos sumados no eran veraces. En otras palabras, Chuzo y Cabaleiro actuaron en paralelo a la Justicia ordinaria hasta que en algún momento sus caminos se cruzaron. Como consecuencia perjudicaron la investigación oficial y la imagen de la Argentina en el exterior, tal como fundamentó la fiscal federal de Esquel Silvina Avila, en una resolución presentada al juez federal Gustavo Lleral.

Como adelantó Clarín, el Gobierno desde el ministerio de Seguridad conducido por Patricia Bullrich, inició un proceso tendiente a que los profesionales reciban castigos de la Justicia y su colegio.

El 26 de diciembre de 2017, enterados de que se preparaba una causa en su contra, los abogados viajaron a Esquel y pretendieron interponer un recurso en el Juzgado Federal fuera de los horarios de atención del Tribunal. Ante la negativa de la recepcionista comenzaron a gritarle y amenazarla hasta que intervino personal de seguridad. El mes pasado, probados los hechos con testimonios y las grabaciones de las cámaras del lugar, les fue impuesta una multa de 25 mil pesos por faltas a la “autoridad, la dignidad y el decoro”.

En enero de 2017 González Quintana y Cabaleiro tuvieran la oportunidad de extender sus dominios legales a la Patagonia. Chuzo y su familia pasaba unas vacaciones “laborales” en El Bolsón junto a un grupo de mapuches que requerían sus conocimientos legales para frenar un supuesto loteo del millonario Joe Lewis en el cerro Perito Moreno, Mallín Ahogado.

En eso estaba cuando se desató el primer conflicto en Cushamen durante un operativo de Gendarmería Nacional. Acudió a pedido de la comunidad aborigen. En este contexto “Chuzo” solidificó su relación con el lonko Jones Huala y sus seguidores y continuó dialogando con representantes del kirchnerismo duro en la región como los hermanos Gonzalo y Pablo Seguí, espadas de Martín Sabatella. “Chuzo” los visitó a ambos cuando estaban detenidos en Esquel y gestionó su liberación.

El 1 de agosto recibió un nuevo llamado desde Cushamen. En la segunda semana de septiembre volvió con Cabaleiro. Mantuvieron conversaciones con Isabel Huala (madre del lonko) en Bariloche; con Claudina Pilquiman, Ariel Grazi y los Segui en El Bolsón; y con el lonko Jones Huala (ya detenido), su esposa Andrea Millañanco, Santana, entre otros en Esquel. No pudieron hablar personalmente con Lucas. Fue un hecho decepcionante. Lucas era la última persona en haber visto con vida a Maldonado. De él solo tenían fragmentos de su versión. Era clave porque confirmaba lo que teóricamente había observado Santana con sus binoculares.

Entonces, como revelan las grabaciones ordenadas por el juez federal Guido Otranto, decidieron armarla con los dichos de otros. Usaron las voces de Santana, Claudina y Garzi para darle vida al recuerdo del Testigo E. “(…) la única hipótesis posible es que a Maldonado lo llevó Gendarmería”, declaró González Quintana, días después de visitar la Patagonia. “Los principales sospechosos de esta desaparición forzada se han encargado de sembrar diferentes hipótesis que solo han servido para distraer, confundir y desviar el foco.”, agregó en otra entrevista.

Parecía hablar de sí mismo.