Fecha de publicación: jue, Jun 7th, 2018
Internacional | Publicado por: Clarin

Inflación en Venezuela: comprar una afeitadora descartable requiere cinco sueldos

Social
Tags

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Línea Prensa). La inflación en Venezuela continúa sin freno y golpea cada vez con más violencia los bolsillos de las familias. Los alimentos más básicos se han convertido en bienes de lujo, que escasean en los mercados y son carísimos. Pero además, los productos de higiene personal han sufrido aumentos significativos en sus precios. Para dar un ejemplo, comprar una simple hoja de afeitar descartable puede significar cinco meses de trabajo.

Una sencilla maquinita de afeitar puede conseguirse en Venezuela a 4.500.000 bolívares. Esto significa cerca de cinco salarios mínimos, según informó este jueves el diario El Nacional.

Otro ejemplo que ilustra el drama de la hiperinflación en el país caribeño es la leche en polvo para bebés. Una lata de 400 gramos cuesta alrededor de 6.100.000 bolívares, esto es, al menos seis sueldos mínimos.

El 30 de abril, el presidente Nicolás Maduro anunció un aumento del salario mínimo, que pasó de 392.646 bolívares a 1 millón. El incremento coincidió con la intención de “reconvertir” la moneda local, sacándole tres ceros. La reforma iba a ponerse en marcha el 4 de junio, pero a última hora el gobierno decidió postergarla para agosto.

La postergación se decidió después de evaluar una propuesta de la Asociación Bancaria de Venezuela, que planteó al presidente Nicolás Maduro ampliar el plazo a 90 días para hacer las pruebas necesarias para los nuevos billetes.

El gobierno instó a los bancos a adaptar sus plataformas y equipos “a fin de poner en funcionamiento, y en condiciones óptimas, el nuevo cono monetario (familia de billetes), y de esta forma facilitar las transacciones financieras de la población y proteger nuestra moneda”.

Esta será la segunda reconversión monetaria en 10 años, en medio de una ola hiperinflacionaria que azota al país.

A comienzos de 2017 el gobierno puso en circulación los actuales billetes con una familia formada por los de 1.000, 2.000, 5.000, 10.000, 20.000, 50.000 y 100.000 bolívares fuertes, los cuales entraron con retardo en circulación.

El billete de mayor valor, de 100.000 bolívares, apenas alcanza para un café y equivale a menos de 10 centavos de dólar en el mercado negro, ya que la divisa se cotiza en casi dos millones de bolívares.

El valor de los billetes actuales, que apenas tienen una década en circulación, comenzó a hacerse insuficiente desde hace más de un año, cuando la inflación, que superó el 2.600% en 2017 según el Parlamento, disparó los precios y los venezolanos necesitaron cada vez más billetes para pagar.

Para este año, el FMI prevé una inflación en Venezuela del 13.000%. El Gobierno ha denunciado en reiteradas oportunidades que el billete venezolano es “extraído” de la economía y desviado al contrabando por mafias dedicadas a la falsificación de billetes.

Fuente: agencias