Fecha de publicación: mar, Jun 12th, 2018
Economía | Publicado por: Ricardo Mangano

El Banco Central vendió US$ 695 millones y el dólar cerró a $ 26.38

Social
Tags

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Linea Prensa). Por primera vez en casi un mes y luego del acuerdo cerrado con el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central salió este martes a intervenir en el mercado para evitar una nueva suba del dólar, después de las alzas del viernes y lunes, cuando en dos días avanzó casi un peso o 3,8%. El resultado fue una baja del tipo de cambio de seis centavos: terminó en $26,38 en el mercado minorista y $ 25,75 en el mayorista, donde el precio terminó 29 centavos respecto al precio de ayer.

Precisamente en la rueda mayorista es donde opera el Banco Central. El grueso de las ventas oficiales se produjeron en la primera parte de la rueda, cuando el dólar tomaba impulso alcista. El volumen total de transacciones fue de 1.100 millones de dólares. De ese total, como se ve, solo 400 millones de dólares fueron aportados por el sector privado. ​

Antes del acuerdo con el FMI, el Banco Central mantenía una oferta de venta de US$ 5.000 millones a $ 25 (mayorista). La había fijado el 14 de mayo, luego de anunciar que Argentina solicitaría un stand by al Fondo. Pero una vez que se confirmó el jueves pasado la noticia de que el organismo le prestaría a la Argentina -desembolsará US$ 50.000 millones en tres años a través de un stand by-, la autoridad monetaria quitó esa oferta del mercado. Una de las pautas establecidas por el Fondo ha sido dejar flotar al dólar libremente, es decir que el precio se establezca por el juego de la oferta y la demanda. Federico Sturzenegger deslizó que esa decisión puede ser flexible, según la marcha del mercado.

El Banco Central salió a intervenir después de la disparada del lunes, cuando la divisa terminó en $ 26,38 y logró revertir la suba.

En el mercado mayorista, que es donde interviene la entidad monetaria y operan grandes empresas y bancos, y marca el camino que luego seguirá el segmento minorista, el dólar cayó 28 centavos, a $ 25,76.

Sin embargo, sorpresivamente en esta ocasión los bancos tardaron en reflejar ese retroceso. Aunque el dólar mayorista cotizó toda la jornada en baja, desde las 10, recién a las 14 empezó a ceder en los bancos. A las 13 estaba, en promedio, a $ 26,47, todavía 3 centavos por encima del lunes. Luego, en el Banco Nación cayó a $ 26,30; a $ 26,40 en el Provincia, y a $ 26,34 en el Francés.

A media hora del cierre de la jornada se habían negociado unos US$ 590 millones, de los cuales el Central habría vendido cerca de US$ 300 millones, según contaron operadores del mercado. El Banco Nación habría puesto otros US$ 200 millones según estimaciones privadas.

El mercado está atento a las tasas que definirá este martes el Central, aunque no espera que haya cambios y apuestan porque las mantenga en 40%.

La flotación libre fue una de las condiciones establecidas por el FMI en el acuerdo por los US$ 50.000 millones que se anunció el jueves pasado. Allí se estableció que el Central dejaría de ofrecer el bloque de US$ 5.000 millones que ponía diariamente sobre la mesa desde el 14 de mayo para evitar que la divisa sobrepasara los $ 25.

Desde el viernes, la divisa subió 90 centavos en el segmento minorista y poco más de $ 1 en el mayorista. En algunos bancos, como el Galicia, el dólar llegó tocar un máximo de $ 26,80. E incluso en el Nación cerró en $ 26,50, por encima del promedio del BCRA.

Para los analistas, el contexto externo no favorece al país, ya que por la inestabilidad generada a partir de la situación política en Italia volvieron los temores acerca del futuro del euro. Hoy las monedas de la región volvieron a depreciarse mientras el peso se apreció levemente.

En este escenario, el ministerio de Finanzas anunció el lunes que entre este martes y miércoles hará una nueva emisión de Letras en dólares con vencimiento a 210 días.

Hace dos semanas, en la última licitación de este tipo, se colocaron US$ 500 millones a una tasa en torno al 4%, un punto porcentual por encima del nivel al que cotizaban estos títulos antes del inicio de las turbulencias cambiarias.