Fecha de publicación: mar, Jun 12th, 2018
Sociedad | Publicado por: Clarin

“Todes les diputades”: el lenguaje inclusivo avanza entre los jóvenes y genera polémica

Social
Tags

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Línea Prensa). “Todes”, “nosotres”, “les” y “diputades”. Cada vez más adolescentes usan el llamado “lenguaje inclusivo”. Empezó en ciertos núcleos, como el de la vicepresidenta del centro de estudiantes del Carlos Pellegrini, que habló así ante las cámaras de TN, con una naturalidad asombrosa, en un video que rápidamente se viralizó. Pero la tendencia ya se expandió: muchos chicos lo usan a diario, en sus casas o en la escuela. ¿Le declararon una guerra a la letra “O”?

“No es algo propio de la lengua de los adolescentes. Es el resultado de un proceso social de lucha por la igualdad de los derechos entre el hombre y la mujer. Los adolescentes son una comunidad muy activa en el compromiso que asumen en distintas causas. Por eso, son uno de los grupos que más lo incorporan”, dice a Clarín Santiago Kalinowski, director del Departamento de Investigaciones Lingüísticas y Filológicas de la Academia Argentina de Letras.

Los chicos usan palabras como “algunes”, por algunos o algunas; “diputades”, por diputadas o diputados; “les padres y madres”, por los padres y las madres; y “les estudiantes”, por las estudiantes y los estudiantes. Hay casos que son, por defecto, más inclusivos. Como “periodista”, válida para hombres y mujeres. Entonces quedaría la letra “a”, no se reemplazaría por una “e”, pero al hablar en plural podríamos decir “les periodistas”.

Otros casos son especialmente complicados. ¿Cómo decir “lectores” o “dominadores”? Para esas situaciones se ensayó una solución más extravagante, que fue poner la “e” en la vocal anterior. Quedó “lecteres” y “dominaderes”. “Es obvio que es un problema. El tema de la ingeniería de morfemas es muy difícil”, acota Kalinowski.

¿Por qué llegamos a esto? “Se prestó especial atención al hecho de que el español tiene un masculino genérico. Quiere decir que el género masculino cumple dos funciones y el femenino sólo una. Entonces, se llegó rápidamente a la conclusión de que eso era un rasgo machista que invisibilizaba a la mujer. Y se propusieron varias formas para intervenir la lengua”, explica el lingüista.

“Por ahora, es un fenómeno retórico. No es de la lengua propiamente dicha, sino que es un uso que hacemos de la lengua para crear un efecto en el que la escucha”, agrega Kalinowski.

Desde hace unos 10 años organismos y militantes buscan crear un lenguaje más inclusivo. Con el tiempo, las maneras fueron variando. Primero se usó “nosotros y nosotras” o “los niños y las niñas”. Al respecto, la Real Academia Española (RAE) indica en su sitio Web que esos desdoblamientos “son artificiosos e innecesarios desde el punto de vista lingüístico”.

Luego se usó la arroba para reemplazar las vocales: por ejemplo, “[email protected]”. Como este símbolo resultó confuso, se reemplazó por una “x”, para dar lugar al “nosotrxs”. Pero estas últimas opciones (@ y X) son impronunciables al momento de hablar. Como solución, se impuso la letra “e”.

¿Entonces siempre se hará uso del “todos/as” cuando no se quiera englobar? Porque ahí sí se usa el masculino ¿No?

Ninguna de estas formulas convence a la RAE. “Al decir ‘todos’ no quedan excluidas de la referencia las mujeres. Si se tiene en cuenta esto, se ve que son innecesarias, y artificiosas, las propuestas de uso de signos como la ‘@’, la ‘x’ o la ‘e’ como fórmulas para un uso inclusivo del lenguaje”, escribió la Academia en su cuenta oficial de Twitter.

Lejos de darse por vencidos, los promotores de este lenguaje se expanden y no sólo en la Argentina. Se escuchan en España, Chile, Colombia y Uruguay, entre otros países donde se incorporó y el tema se debate. En los de habla inglesa no sucede, porque el inglés es más neutro.

“Lo celebramos, y además sería algo interesante para analizar. Es una forma de neutralizar el lenguaje para hablar de todos”, opina Nadia Ferrari, del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA). Festeja en especial que lo usen los adolescentes, porque “estos chicos son el futuro”.

“Si algo no se nombra, no existe. El masculino incorpora a todos. Cuando un texto dice ‘todos los diputados’ está escondiendo a las funcionarias mujeres. Están invisibilizadas”, ejemplifica Ferrari. Agrega que el lenguaje se construye socialmente y sugiere que “tal vez podríamos empezar a incorporar estas nuevas palabras”.

En las escuelas ya es una realidad, como demostró la estudiante del Pellegrini en el video que está circulando. También se usa en el Nacional Buenos Aires. “Vemos que muchos chicos están usando la letra ‘e'”, contaron voceros del colegio. Lo notan sobre todo entre los militantes, en las asambleas y las discusiones, aunque no tanto en las aulas.

Dentro del Nacional se está dando un curso de la UBA que se llama “Sensibilidad de Género”, destinado a las autoridades, docentes y administrativos. Entre otros temas, se trabaja sobre el lenguaje inclusivo. Hasta el propio rector, Gustavo Zorzoli, avala y adopta estas nuevas formas de expresarse. Lo demostró en Twitter al compartir una foto con un grupo de chicos y chicas consejeros. Mejor dicho, en sus propias palabras: “En reunión con consejeres”.