Fecha de publicación: dom, Sep 30th, 2018
Internacional | Publicado por: Clarin

Las encuestas afianzan a Jair Bolsonaro y Fernando Haddad para la segunda vuelta en Brasil

Social
Tags

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Línea Prensa).  La nueva encuesta de la Confederación Nacional de Transporte (CNT), un clásico de las últimas elecciones brasileñas, confirman a siete días de los comicios las preferencias por Jair Bolsonaro (Partido Social Liberal) con 28,2% de las intenciones de voto. Y en segundo lugar, técnicamente empatado según esa consulta, se ubica Fernando Haddad, el político que sustituyó al ex presidente Lula da Silva. Atrás viene el resto a una distancia considerable. Es el caso del laborista Ciro Gomes, con 9,4% de votantes, y del socialdemócrata Geraldo Alckmin, con 7,3%. Quien fuera la estrella emergente de 2014, Marina Silva, hoy está en vías de extinción política, con 2,6% de adherentes.

Es este escenario el que hace supone una batalla final, el 28 de octubre, entre dos tipos de electorado: los que rechazan al PT y se enrolan detrás del candidato ultraderechista; y quienes desde el centro hacia la izquierda le temen, ante todo, por el modelo autoritario que parece emerger de las declaraciones y actitudes de los bolsonaristas. Estos optarían por Haddad, aun cuando sientan que no es la opción de sus sueños. Como sea, las encuestas indican que al día de hoy estos últimos son franca mayoría: Haddad le ganaría a Bolsonaro, en una segunda vuelta, por 42,7 a 37,3 por ciento de los votos.

¿Hay algo que pueda hacer cambiar esa tendencia? En principio, es difícil que tanto uno como otro postulante pierda influencia entre sus seguidores. Los mismos sondeos revelan que ambos tienen un grado altísimo de “fidelidad”. En el caso de Bolsonaro, 82,5% afirmó estar “plenamente” decidido en el voto, de modo que no lo irá a cambiar. Y otro tanto ocurre con el petista Haddad, con 82,8%.

¿De dónde podrían salir los votantes que ambos quieren conquistar hasta el domingo próximo? Todo indica que un 30% de los partidarios de Ciro Gomes todavía pueden revisar a quién finalmente le depositarán el sufragio. En tanto, un 40% de los partidarios de Alckmin también podrá elegir, a último momento, una opción diferente. Estos preferentemente irían detrás de quien encabeza el ranking, Bolsonaro.

La encuesta de CNT indica a Haddad como el preferido de quienes están todavía indecisos. Hacia él irían 19,3% de esos votantes. Lejos de lo que se podría pensar, en segundo lugar se encuentra Ciro Gomes, para quien 18,7% de los dudosos es una opción válida. En tercer lugar viene Bolsonaro, que se llevaría bastante menos: 17,5%. Ni Marina Silva ni Alckmin son vistos como una alternativa. Menos aún el batallón que viene detrás: Alvaro Dias, Joao Amoedo y Henrique Meirelles.

Con semejante escenario, las distintas fuerzas parecen realinearse. Para muchos, en Brasil se revive aquella formulación de Sarmiento: “Civilización o Barbarie”. Juzgan que Bolsonaro coloca al país frente a esa diyuntiva. Es el caso de Maria Herminia Tavares de Almeida, una muy celebrada cientista política de la Universidad de San Pablo. La académica, que siempre estuvo cerca de Fernando Henrique Cardoso, sostuvo: “En esta hora la democracia corre riegos. Y el peligro viene de la extrema derecha”. Tan específico como ella fue el reconocido economista Paulo Nogueira Batista: “Es muy probable que el elector brasileño se tope con un dilema dramático: civilización o barbarie”.

El hombre que acompaña como vicepresidente la fórmula encabezada por el diputado conservador no despierta muchas esperanzas de un gobierno cien por ciento democrático, a los que está acostumbrado Brasil desde Cardoso. El general Antonio Hamilton Mourao dijo, en más de una oportunidad, que si la crisis política continuara después de las elecciones, se justificaría la “intervención militar”. O también este otro tipo de expresiones: “No podemos cruzarnos de brazos (los militares) mientras el país se hunde”. Tal vez lo que más preocupe a los intelectuales que vivieron los procesos de golpe de Estado, desde el socialdemócrata ex presidente Cardoso hacia la izquierda, son las últimas declaraciones de Bolsonaro, quien afirmó: “No acepto resultados diferentes de mi elección”. Y completó: “El PT solo gana si hay fraude”.