Fecha de publicación: mié, Oct 3rd, 2018
Internacional | Publicado por: Clarin

El PT endurece su discurso para evitar una sorpresa de Jair Bolsonaro en la primera vuelta

Social
Tags

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Línea Prensa). Hay dos candidatos que pueden pasar a la segunda vuelta de las elecciones brasileñas. Uno es Jair Bolsonaro, la estrella de la extrema derecha que lidera la carrera con un importante caudal de votos (32%), de acuerdo con la encuesta de Ibope que salió del horno por la tarde de este miércoles. El otro es un emergente: Fernando Haddad, que hoy ocupa el segundo lugar, ahora con 23% según la misma consultora. El “pelotón” que sigue atrás está integrado por el socialdemócrata Geraldo Alckmin (7%); el laborista Ciro Gomes (10%) y la ambientalista Marina Silva (4%).

Todos ellos pretenden aún mejorar el handicap; pero todo indica que no tendrán suerte. Quien se destaca es Ciro, pues aún parece confiar en un milagro de las urnas, que lo convertiría en la figura elegida para competir con el ex capitán del Ejército en una segunda vuelta. Grita hacia izquierda y derecha: “Yo soy el único capaz de vencer a Bolsonaro”. Sin embargo, a tres días y medio de los comicios, la última consulta entre los electores indica una caída en la posición del centroizquierdista (pasó de 11 a 10 por ciento).

Los especialistas de Ibope y Datafolha casi no dudan de que, de haber una segunda instancia el 28 de octubre próximo, la disputa será entre el hombre del Partido de los Trabajadores y el ex militar devenido diputado (y que ahora podría asumir el destino de su país). El eje de las preocupaciones ante la inminencia de los comicios se desplazó. Y ahora la pregunta es: ¿Será que el postulante estelar del conservadurismo brasileño logra ganar directamente el próximo domingo? En los mercados financieros se entusiasman con esa posibilidad. Pero las consultoras prefieren ser muy cautas: “Sería preciso un vaciamiento de los otros candidatos”, afirma Marcia Cavallari, directora de Ibope. “En un país con la dimensiones de Brasil no basta con un movimiento que se concentre solo en una ciudad, como ocurrió en 2016 con Joao Doria en San Pablo”, añadió. Hace dos años, cuando fue la vez de elegir intendentes de más de 5000 ciudades del país, Doria arrasó en la capital paulista en la primera vuelta.

Mauro Paulino, el director general de Datafolha, indicó que, si Bolsonaro quisiera ganar este 7 de octubre, precisaría “juntar el equivalente a 12% de los votos válidos”. A juicio de este especialista “esto resulta muy improbable”, aunque “no puede ser descartada”. La misma visión tienen los analistas de fondos bursátiles. Silvio Cascione, de Eurasia, admitió que esa pregunta “está en la mesa de todos los inversores”. Con todo, evaluó que “sería poco probable que Jair Bolsonaro se lleve la presidencia el domingo próximo”.

Entre otros “detalles” hay que tomar en cuenta el nivel de rechazo que tiene el diputado. En el norte del país alcanza a 45%; en el sudeste está en 41%; en el nordeste llega a 56% y en el sur es dónde su imagen se acerca a la de un mito. Allí el rechazo es de apenas 35%. En el caso de Haddad, la alergia contra él es exactamente opuesta: el Nordeste es la región con menos aversión a él: 26%. Y el sur es donde encuentra más animosidad: 52%. En el sudeste no lo quiere un 47%. Cabe interrogarse, claro, por qué tanta impaciencia por saber quién se lleva el premio mayor.

Hay algunas explicaciones si se quiere “culturales” como también de supuesto rechazo a la corrupción. Para los electores de las clases altas y medias, Bolsonaro es la “solución” que impedirá al PT llegar de nuevo al poder. No debería extrañar, en ese sentido, las actitudes tomadas por muchos dueños de empresas que apuestan abiertamente al ex militar. Es el caso del propietario de las tiendas Havan, cuya matriz está en Santa Catarina. Luciano Hang hizo público el candidato de sus sueños: “Bolsonaro” y fue acusado de presionar a sus empleados a seguir su ejemplo. No es el único. La red de hoteles de lujo DPNY Beach Hotel publicó también su opción por el ultra derechista. Y el propietario de los supermercados Condor siguió en la misma línea: “Mi voto es Bolsonaro”, escribió Pedro Joanir Zonta, el presidente de esa red.

En el PT hay una alarma creciente. Las chances de Haddad parecen disminuir. Eso llevó al partido a un cambio de estrategia. Después de predicar “paz y amor”, y manifestarse en contra de cualquier ataque contra los adversarios, Haddad mostró este miércoles un perfil más aguerrido, al denunciar la campaña “sucia” contra él desatada por los bolsonaristas, a quienes calificó de “antidemocráticos”. En las 96 horas que restan para la definición, piensa atacar sin ambages a su antes adversario y ahora enemigo.

También del otro lado hay muchos movimiento. Este miércoles por la tarde dos grandes frentes parlamentarios indicaron su “vehemente apoyo” a Bolsonaro. Son los bloques de los ruralistas, de los evangélicos y de la llamada “bancada de la bala”.