Fecha de publicación: vie, Nov 2nd, 2018
Salud | Publicado por: Clarin

Cigarrillo electrónico: aunque está prohibido, se sigue vendiendo libremente

Social
Tags

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Línea Prensa). Hace 15 años que el cigarrillo electrónico es objeto de discusión en el mundo y aún no están fijos los criterios sobre sus efectos en la salud. La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) recién lo prohibió en 2011 y ratificó esa decisión en 2016. Pero en este 2018, es un boom a pesar de estar prohibido. Se ve gente vapeando en los espacios públicos, en lugares cerrados, en bares y hasta en el subte.

La clave, sostienen los representantes que este viernes se reunieron en Buenos Aires en el 1° Foro Internacional de Cigarrillo Electrónico, es el “vacío legal” que hace que se venda libremente no sólo en Facebook o Mercado Libre, sino también se ofrezca en vidrieras de locales a la calle de la ciudad de Buenos Aires, en negocios especializados en cultivo de cannabis en Provincia y en tabaquerías de primer nivel.

Ante la falta de regulación, las entidades redactarán un documento conjunto para advertir de los riesgos: dicen que no hay estudios a largo plazo para afirmar la inocuidad del vapeo. Quienes los compran por Internet o los traen del exterior se fijan en la marca del dispositivo, no en si cumple con exigencias como ser de acero quirúrgico y no de otro metal que al calentarse expida sustancias tóxicas. Tampoco revisan la menor cantidad de nicotina, la clave del argumento de los médicos que lo fomentan para dejar de fumar.

“Hoy no lo podemos monitorear, se vende en Internet libremente. Ellos dicen que no genera humos de segunda mano, pero no es cierto, no hay evidencia. Sabemos que en los países donde está permitido aumentó el tabaco”, dice Gustavo Zabert, presidente de la Asociación Latinoamericana de Tórax (ALAT).

Lo cierto es que el Ministerio de Salud asegura que “la intención es no incluir otro producto que lleve a la gente a consumir nicotina. Sabemos que no sirve para dejar de fumar. El 80% termina enganchado con las dos cosas”.

Entre los expertos del foro, el cigarrillo electrónico generó sospechas porque las principales tabacaleras están detrás de su introducción en los mercados del mundo. British American Tobacco y Philip Morris International apuestan a estos formatos de productos con nicotina para pasar el papel a lo electrónico.

Siempre con el empuje de la caída del consumo de cigarrillos de combustión. La cantidad de fumadores es hoy de 1.100 millones, lo mismo que en 2010, pero con mayor población: representa el 20% de la población mundial contra el 27 de hace ocho años.

“Hay que tomar una posición ahora, no esperar 30 años, como hicimos para regular el consumo de tabaco. El cigarrillo electrónico es menos perjudicial que el regular, pero sí hay efectos en la salud. Y no sabemos a largo plazo”, agregó Mina Gaga, presidenta de la Sociedad Respiratoria Europea (ERS).

La FDA (la Administración de Alimentación y Medicamentos de Estados Unidos) aprobó su utilización con las mismas restricciones que el cigarrillo y en la Unión Europea la situación varía según el país. Inglaterra es la “capital mundial” del cigarrillo electrónico. Curiosamente, el estudio más reciente, y fuerte, sobre sus efectos, que afirma que es un 95% menos dañino que los convencionales, es inglés.