Fecha de publicación: jue, Dic 27th, 2018
Salud | Publicado por: Clarin

Todo lo que debes saber para acabar con el estigma de la psoriasis

Social
Tags

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Línea Prensa). Con un desesperado twitter, la celebritie Kim Kardashian salió a pedir ayuda para combatir la psoriasis que la aqueja. Hace años, la famosa había revelado que sufría esta patología y contó su constante lucha en las redes sociales. Una lucha de 125 millones de personas de todo el mundo. Sólo en nuestro país afecta a 800 mil aproximadamente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció recientemente a la psoriasis como una enfermedad grave no transferible que requiere una mayor concienciación y cuidados globales.

Se trata de una patología, autoinmune y crónica de la piel, que es la causante de la descamación e inflamación que se puede ver en la piel de las personas que lo padecen. Quienes la sufren, en función del grado que padezcan, lo hacen bajo la desesperación y en muchas ocasiones en el aislamiento.

Una lucha de 125 millones de personas de todo el mundo. Sólo en nuestro país afecta a 800 mil aproximadamente.

Debido a las lesiones que produce, muchas personas piensan que puede ser contagioso y esto lleva a que quienes la sufren sientan vergüenza y puedan llegar a aislarse o incluso sufrir problemas psicológicos.

Qué es la psoriasis

Nuestra piel está en constante renovación. A lo largo de un mes, las células de la piel crecen desde las capas más profundas y ascienden lentamente para reemplazar a las células muertas de la superficie. Sin embargo, cuando se padece psoriasis este proceso se produce en cuestión de pocos días, lo que provoca la descamación, pues las células nuevas se acumulan demasiado rápido.

Además, según el Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel, esto genera parches o placas de piel gruesa, enrojecida y con escamas plateadas, dolor, picor, hinchazón, calentamiento y coloración. Los lugares más habituales donde suelen aparecer y concentrarse estas placas son codos, piernas – rodillas en particular-, cuero cabelludo, la parte baja de la espalda, cara, las palmas de las manos y plantas de los pies. A veces, también pueden aparecer en zonas como las uñas de manos y pies, los genitales o la parte interior de la boca.

Las causas de la enfermedad

En la psoriasis, los linfocitos T -células blancas de la sangre que protegen a nuestro cuerpo de infecciones y enfermedades- se activan indebidamente provocando esta respuesta autoinmune que produce la hinchazón y rápida y excesiva renovación celular. Asimismo, factores como el estrés, cambios en el clima, ciertos medicamentos, mayor propensión a las infecciones pueden agravar o complicar la dolencia.

La enfermedad afecta tanto a hombres como a mujeres, pero se suele dar más en adultos y está vinculada a ciertos genes, por lo que los antecedentes familiares son importantes. De hecho, en un estudio de hace algunos años de la universidad de Michigan y publicado en Nature Communications, los investigadores han identificado 16 nuevos marcadores genéticos que podrían explicar el 28% del componente hereditario de la dolencia.

“Sabemos que hay muchos genes, cada uno con un efecto relativamente pequeño, en juego. Esos genes, combinados con el medio ambiente, llevan a la gente a desarrollar psoriasis. Este estudio identificó 16 marcadores genéticos más, llevando a un total de 63 regiones genéticas vinculadas a la enfermedad”, aseguró el Dr. James T. Elder, profesor de dermatología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Michigan.

El estudio se centró en la población europea -examinaron secuencias genéticas de más de 39.000 caucásicos gracias a los datos de la compañía 23andMe-, a diferencia de otras investigaciones que están más focalizadas en el origen genético de otros lugares como la India y China. “Los investigadores se están centrando en poblaciones individuales, con el fin de comprender los detalles de los antecedentes genéticos de cada una”, sentencia Elder.

El tratamiento

Por desgracia, no hay cura para la enfermedad y los que la padecen alternarán temporadas buenas con brotes. En función del tamaño de las placas y la severidad del brote, lo primero es acudir a un dermatólogo, quien determinará el tratamiento específico.

No obstante, lo esencial es combatir las placas con tratamiento tópico (cremas y pomadas) que ayuden a reducir la inflamación y el reemplazo celular, reduzcan la actividad del sistema inmunitario, mejoren la descamación de la piel, la suavicen y ayuden a destapar los poros.

Hace unos años, un nuevo tratamiento biológico, llamado -ixekizumab-, logró conseguir un importante aclaramiento de las placas en pacientes con la enfermedad de moderada a grave. La novedad de este anticuerpo monoclonal, diseñado para unirse a la interleuquina 17A (IL-17A) – citoquina del sistema inmunitario involucrada en el proceso inflamatorio que subyace a las lesiones cutáneas y articulares de la psoriasis-, es la rápida respuesta que consigue, pues tras 12 semanas un aclaramiento del 75% de las placas en el 90 por ciento de los pacientes voluntarios.

“En la mayoría de los pacientes se han logrado mejores del 90% al cabo de 12 semanas, mientras que un porcentaje significativo logra eliminar las lesiones de su piel por completo. Esto significa sencillamente que la enfermedad prácticamente deja de afectar la calidad de vida del paciente en la medida en que pueda seguir el tratamiento, con el impacto que eso tiene en su vida social, laboral y afectiva”​

Se administra por vía subcutánea cada 15 días durante las 12 primeras semanas y luego de forma mensual. Además, sus resultados se mantienen en el tiempo -hasta las 60 semanas- y su coste es similar al de otros fármacos biológicos indicados para estos pacientes y no presenta una toxicidad acumulada.

«En la mayoría de los pacientes se han logrado mejores del 90% al cabo de 12 semanas, mientras que un porcentaje significativo logra eliminar las lesiones de su piel por completo. Esto significa sencillamente que la enfermedad prácticamente deja de afectar la calidad de vida del paciente en la medida en que pueda seguir el tratamiento, con el impacto que eso tiene en su vida social, laboral y afectiva», explicó el dermatólogo Ricardo Galimberti, titular de la Cátedra de Dermatología de la Facultad de Medicina de la UBA.

Por otro lado, existen tratamientos como la fototerapia, luz ultravioleta natural y artificial combinada con un medicamento que sensibiliza la piel a la luz. Si la psoriasis es muy fuerte, se emplean tratamientos sistémicos, como inyecciones y medicamentos, o terapias que combinan todas estas soluciones.

Algunos pacientes optan por mantener una dieta equilibrada, una hidratación idónea tanto por dentro como por fuera, hacer ejercicio regular e intentar mantener bajo control los niveles de estrés. No obstante, es algo que cada uno tiene que probar, pues a cada persona le funciona una cosa y no a todo el mundo le ayudan o afectan estos.

Fuente: La Vanguardia y Clarín