Fecha de publicación: dom, Dic 30th, 2018
Politica | Publicado por: Clarin

La pelea por estacionar: los vecinos podrán pintar de amarillo los cordones frente a sus casas

Social
Tags

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Línea Prensa). Conos, bloques de cemento, caños incrustados, cajones de manzanas, hierros perpendiculares al cordón. En una Ciudad en la que estacionar mal muchas veces se convierte en regla, las señalizaciones caseras para restringir el estacionamiento proliferan. Para evitar esas demarcaciones sin regulación, la Legislatura porteña votó en las últimas semanas una modificación al Código de Tránsito y Transporte, que ahora permite a los frentistas la reserva de espacios en la vía pública.

El proyecto surgió del legislador del GEN Sergio Abrevaya, quien en los considerandos de la ley marca que a diario se reciben quejas y denuncias por vehículos mal estacionados sobre entradas y salidas de estacionamiento o garajes particulares, y que estas circunstancias muchas veces generan situaciones de violencia entre el dueño de garaje y el infractor.

“Con el fin de colaborar con la solución de estas situaciones -dice la ley- es menester la demarcación de cajones en la calzada”. Según la modificación, las demarcación la debe hacer el frentista, a su costo, y con las siguientes características: “Serán dos líneas de un metro y medio de largo perpendiculares al cordón, ubicadas medio metro de cada lado del ancho de la entrada. Las líneas deberán ser de trazo continuo, amarillas y de 0,10 metros de ancho, estando prohibido el estacionamiento entre ellas”.

Antes, el artículo 7.1.2 del Código de Tránsito prohibía las reservas de espacios en la vía pública para estacionamiento de vehículos, con las excepciones que se le extendían a determinados edificios oficiales, a embajadas y consulados, a sedes centrales de partidos políticos y a personas discapacitadas o sus familiares.

En la práctica, esa limitación hacía que los frentistas pintaran por su cuenta los cordones amarillos para reservarse el lugar para su propio auto o con el objetivo de que su frente quedara libre. Si bien la ley lo impedía, no se castigaba porque no figuraba como una infracción. Y las comunas solo se ocupaban de despintarlos.

El dilema que se plantea a partir de esta ley es, justamente, si con este cambio no se abre el riesgo de caer en el extremo contrario: que la gente pinte los cordones exageradamente, o donde no corresponda, para guardarse el lugar para su propio auto o bien para que no le estacionen frente a su casa. En la nueva normativa se plantea que los frentistas deberán presentar una nota ante el Gobierno porteño para que les autorice pintar el cordón, pero la duda sobre posibles excesos, y por lo tanto más problemas para estacionar, sigue estando.