Fecha de publicación: mié, Ene 30th, 2019
Internacional | Publicado por: Clarin

Los venezolanos perdieron el miedo y volvieron a movilizarse contra Maduro

Social
Tags

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Línea Prensa). Los venezolanos perdieron el miedo y se atrevieron otra vez a desafiar a las fuerzas de seguridad de Nicolás Maduro. La protesta de este miércoles, tan masiva como entusiasta, demostró que la oposición está activa y la esperanza depositada en el líder del Parlamento, Juan Guaidó, es el motor de esta rebeldía popular que revivió en el país caribeño.

Un elemento de presión fuerte para el régimen, al que se suma el reconocimiento europeo al dirigente opositor. “El Parlamento Europeo reconoce a Juan Guaidó como el presidente interino legítimo de la República Bolivariana de Venezuela de acuerdo a la Constitución de Venezuela, y expresa su respaldo absoluto a su hoja de ruta”, señala la resolución que se votará hoy.

“No quiero bonos, no quiero CLAP, yo sólo quiero que se vaya Nicolás”, gritaban ayer en la plaza Altamira de Caracas, con un fervor renacido que contrasta con la opacidad que hubo el año pasado. La convocatoria de la oposición de salir a la calle entre las 12 y las 14 para expresar su respaldo a la Asamblea Nacional (Parlamento) tuvo un acatamiento inusual.

Las concentraciones en las principales esquinas y plazas de Caracas, así como de otras ciudades importantes del interior, fueron multitudinarias. Esto demuestra lo que los especialistas vienen señalando: que el rechazo a Maduro es cada día más alto.

Algunos envueltos en banderas venezolanas, otros con gorras o remeras estampadas con los colores del país, miles de venezolanos reclamaron que se vaya el líder chavista y se convoque a elecciones anticipadas. “Yo quiero una Venezuela libre”, “Guaidó, Guaidó, la gente ya salió”, entonaban.

Sobre una de las esquinas, Teresa Hernández y un grupo de compañeras del trabajo, aún con sus uniformes, gritaban consignas contra Maduros y se reían entre ellas con cada ocurrencia. “Estoy aquí porque quiero un gobierno de transición, para que podamos ir a elecciones libres”, dice. A su lado, Gabriela Rondó se saca la gorra con los colores venezolanos y, casi con devoción, apunta al líder del Parlamento: “Estamos apoyando a Juan Guaidó. No puede haber más violencia, que terminen las muertes”.

Cuando surge el tema de la participación popular en las protestas y las acusaciones del chavismo de que en las marchas sólo hay burguesía caraqueña, las cuatro mujeres lanzan una risa blanca. “Tu lo puedes ver, aquí hay gente de todas partes, gente muy humilde, trabajadores como nosotros, que salimos de nuestros empleos para venir aquí. Hay de todo”, replica Gabriela.

Las protestas contra el régimen de Maduro recrudecieron gracias a la instalación de una oposición más joven, no contaminada con la vieja política, y que se ve representada en este ingeniero industrial de 35 años que decidió representar el reclamo popular. “La realidad es que a nivel político no teníamos a nadie. Estábamos desesperanzados, la oposición había desaparecido y perdieron la credibilidad. Yo siento que Guaidó es una persona que está haciendo las cosas bien”, agrega Elizabeth, quien también dejó el trabajo en su horario de almuerzo para protestar.

En otro “trancazo” (piquete) de Caracas, Alex sintetiza la motivación general. “Ya estamos cansados de este gobierno, de hacer colas, del desabastecimiento, de la violencia, de la represión, de los discursos”. Para Hernán Pérez, “la presión de Estados Unidos ha sido crucial, muy importante, por más que nos afecte a nosotros, porque le va a quitar recursos al gobierno y a los militares”.

Guaidó, quien evita anticipar sus movimientos por cuestiones de seguridad, también participó de una de las concentraciones. Eligió plegarse a los alumnos de medicina de la Universidad Central de Venezuela. “Seguimos en las calles, seguimos ejerciendo nuestras funciones. Pensaron que hoy el pueblo de Venezuela se iba a asustar, que generarían miedo, pero hoy estamos en la calle y volveremos el sábado”, afirmó, mientras recorría el lugar con un megáfono en la mano.

Según contó, se registraron manifestaciones en más de 5.000 puntos a nivel nacional, lo que fue tomado como un éxito por los organizadores, que se preparan para la gran marcha del próximo sábado.