Fecha de publicación: lun, Mar 18th, 2019
Economía | Publicado por: admin

El FMI advirtió que para bajar el déficit se requerirá “mayor restricción” en el gasto

Social
Tags

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Línea Prensa). Luego de revisar por tercera vez los números de la economía argentina para autorizar un desembolso de 10.870 millones de dólares, el Fondo Monetario Internacional brindó este lunes en Washington apoyo a las recientes medidas que el Gobierno tomó para contener la inflación y el dólar y dijo que “la actividad económica ha sido débil, pero hay buenas perspectivas para una recuperación gradual”.

Si bien señaló que las autoridades habían “cumplido con su objetivo de déficit primario de 2018”, el FMI lanzó una advertencia en el frente fiscal: “Lograr un déficit primario cero en 2019 requerirá una mayor restricción en el gasto gubernamental”, vaticinó.

El comunicado está firmado por Roberto Cardarelli, que es el jefe de la misión del Fondo que entre el 11 y 22 de febrero estuvo en Buenos Aires. Este funcionario y un grupo de técnicos confeccionaron un informe (staff report) sobre la marcha de la economía de nuestro país más las perspectivas aportadas por el Gobierno, pero también de otros sectores como asociaciones civiles, académicos y opositores como Roberto Lavagna, Juan Manuel Urtubey y Axel Kicillof, con quienes mantuvieron reuniones.

Ahora que está finalizado, el reporte será elevado al directorio ejecutivo del Fondo que debe analizarlo (se estima que será en unas dos semanas, no hay fecha confirmada de reunión aún) para dar vía libre al desembolso de los 10.870 millones dólares de otro tramo del préstamo Stand by que está previsto para marzo. El board está compuesto por directores representantes de todos los países miembros y Estados Unidos tiene allí un peso sustantivo porque es el que más fondos aporta al organismo. Se estima que se le dará luz verde sin inconvenientes.

“Elogiamos los esfuerzos de políticas de las autoridades y la firme determinación de abordar los desequilibrios macroeconómicos y promover su plan de estabilización económica”, dice el comunicado.

Luego agrega que “la inflación mensual sigue siendo alta y romper la inercia inflacionaria será un proceso largo que requerirá persistencia y coherencia en el enfoque cauteloso del Banco Central para la fijación de objetivos de base monetaria. El personal técnico, por lo tanto, da la bienvenida a la decisión de las autoridades de extender el crecimiento monetario de base cero hasta noviembre y de disminuir el ritmo al que aumentarán los límites de la zona de no intervención. Esta restricción del marco monetario contribuirá a reducir la inflación y a volver a anclar las expectativas de inflación”.

El comunicado de Cardarelli se dio a conocer días después de que el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, se entrevistara el martes pasado en Washington con la directora gerente, Christine Lagarde. Si bien la reunión fue calificada como “protocolar”, el ministro anunció a corresponsales argentinos en esta capital que el informe de Cardarelli incluiría que a partir de abril el Tesoro venderá 9.600 millones de dólares hasta fin de año, en licitaciones diarias de 60 millones. Esta medida servirá al Gobierno para frenar las tensiones del dólar en un año electoral.

“El personal técnico apoya el plan del gobierno para realizar subastas de divisas diarias transparentes y anunciadas previamente (de US$ 60 millones por día que comienzan a mediados de abril) para satisfacer las necesidades de gasto fiscal del gobierno federal de US $ 9,600 millones. En la medida en que la moneda esté más apreciada que la zona de no intervención del Banco Central, las ventas se realizarán directamente al Banco Central en la cantidad correspondiente a su anunciada política de compra de divisas no esterilizada. La estrategia de las autoridades permitirá una utilización sin problemas del apoyo presupuestario del FMI”, dice el comunicado.

El Fondo también alerta: “La débil actividad económica y la alta inflación están teniendo impacto. En este contexto, apoyamos firmemente los esfuerzos de las autoridades para mitigar el impacto social de las políticas de estabilización necesarias, incluso a través de aumentos recientemente anunciados en el gasto social (que se ajustarán al programa a través de un aumento en el gasto de asistencia social de 0.2 a 0.3 por ciento de PIB)”.

Si bien el organismo señala que “las autoridades han cumplido con su objetivo de déficit primario de 2018”, lanzó una advertencia para este año electoral: “Lograr un déficit primario cero en 2019 requerirá una mayor restricción en el gasto gubernamental. Estos esfuerzos colocarán a la deuda de Argentina en relación al PIB en un camino decisivo a la baja. Será fundamental que los programas de gasto social de alto impacto se conserven durante este año y más allá”.

La próxima misión de Cardarelli y su equipo será para revisar la marcha de la economía antes del desembolso de junio (5.400 millones de dólares) y luego habrá otra para el otro giro previsto a fines de septiembre por 4.500 millones. Estas visitas serán clave porque analizarán los números poco antes de las elecciones presidenciales.

Fuente: Clarín