Fecha de publicación: jue, Abr 25th, 2019
Sociedad | Publicado por: admin

¿Qué son las Constelaciones Familiares?. La mirada de Tiiu Bolzmann, la Hellinger en Argentina

Social
Tags
Tiiu Bolzmann cercada por Sophie y Bert Hellinger

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Compacto Político). Ante una nota periodística publicada el pasado 9 de marzo en el diario La Voz del Interior de la Provincia de Córdoba
https://www.lavoz.com.ar/amp/ciudadanos/constelaciones-familiares-una-moda-polemica , donde se preguntaban « ¿Qué son las constelaciones familiares? ¿Por qué tantas personas las buscan para superar problemas personales? ¿Son la nueva moda que viene a reemplazar la visita al parapsicólogo y a prácticas como las cartas del tarot?» o que
“La terapia trabaja con la psiquis, y las constelaciones, con el alma” , la Presidente de la Fundación Constelaciones  Familiares y Sistémicas Argentina y Directora del Centro Latinoamericano, dejó las primeras
líneas para saber lo que vendrá pero sobre todo para aclarar ¿Que son verdaderamente las Constelaciones Familiares?.

Aquí textual lo escrito por Tiiu Bolzmann

Estamos viviendo en tiempos de alta complejidad y la tecnología se desarrolla velozmente en todos los ámbitos. Cada día emergen nuevas diversificaciones de la materia y de la energía, y se encuentran increíbles conocimientos sobre el funcionamiento del mundo en general. También las ciencias humanas sorprenden con sus descubrimientos. La neurociencia, por ejemplo, ha descubierto funciones del cerebro que nadie hubiera imaginado y la epigenética reveló increíbles conocimientos sobre la transmisión de emociones de generación en generación. Pero estas revelaciones todavía no son un saber común. No se comparten en el noticiero ni en el diario. La “ciencia espiritual” suena todavía ajena y se le atribuye a unos pocos grupos que parecen estar alejados de la vida cotidiana. Nuestra sociedad vive aún en un sistema de valores altamente ligado al materialismo. Lo que cuenta es lo que se puede ver. El éxito se mide con valores materiales en todas las clases sociales.

Sin embargo, no podemos negar que los avances de las ciencias naturales y humanas comenzaron a mostrarnos más de la parte invisible y encubierta del mundo. Los resultados denotan que, en comparación, esta parte es mucho mayor que la ya revelada. Entonces, recuerdo a Sócrates, a quien se le atribuye el dicho “sólo sé que no sé nada”.

También recuerdo las clases de física en el colegio, donde aprendí que las partículas más pequeñas de la materia son los átomos. Ahora, unos 50 años más tarde, al revisar la universidad virtual de Google nos encontramos con términos como Bosón, Fermión, Quarks, Leptón, Hadrones y Neutrinos. El átomo todavía existe, pero la evolución nos ha traído conocimientos que ya no caben en éste. Las definiciones y asignaciones existentes no alcanzan y con cada nuevo descubrimiento se crean nuevos términos para dar explicaciones más coherentes sobre el mundo.

No es mi intención comenzar una reflexión sobre la física, para esto no tengo suficiente conocimiento. Sólo quiero invitar a pensar que lo que sucede en las ciencias naturales, también sucede a nivel de los avances en las disciplinas vinculadas al desarrollo humano. En las últimas décadas, han surgido nuevos conocimientos que no entran en los términos existentes. En este caso, me refiero a las Constelaciones Familiares. Es una disciplina que no tienen que ver con la psicología. Tampoco entra en el marco de la psicoterapia por lo cual no tiene sentido llamarlas “terapia alternativa”. En realidad no se puede ubicarlos en la lista de métodos de ayuda existentes.

Tiiu Bolzmann

Cuando hace 20 años, introdujimos a Bert Hellinger y las Constelaciones Familiares en Argentina, nadie sabía de qué estábamos hablando. Con el tiempo y mucho trabajo  las hicimos conocida. Hoy en día las Constelaciones Familiares son una realidad. Se habla de ellas en la radio, en la televisión, se puede leer en revistas y hasta escuchar de ellas en una conversación de café de Buenos Aires o el País del interior .

Pero ¿qué son las Constelaciones Familiares?

Antes de responder esta pregunta es necesario hacer una aclaración fundamental. Son dos los aportes importantes que Bert Hellinger, el creador de las Constelaciones Familiares, ha hecho con su desarrollo. En primer lugar, formuló los Órdenes del Amor que son Principios básicos de la Vida con los cuales describe las leyes que rigen todos los sistemas humanos. Algunas de estas leyes son conocidas y evidentes en las relaciones. Por ejemplo, que todos los miembros de una familia pertenecen a esta familia, no importa si estamos de acuerdo o no. También hay leyes, que aunque son conocidas, no son evidentes debido a la alta complejidad las relaciones. En el segundo lugar, está la Constelación Familiar. Esta es la herramienta con la cual se pueden revelar dichas leyes, tanto las evidentes como las no evidentes, y también las implicaciones ocultas.

Habitualmente, en el uso coloquial de la lengua, se emplean estos dos aportes sinónimamente, aunque no es de todo correcto. Se puede hablar de los Órdenes del Amor independientemente de las Constelaciones Familiares, pero no se puede hablar de las Constelaciones Familiares sin incluir los Órdenes del Amor, porque en las Constelaciones se trata de descubrir y restablecer las leyes sistémicas. En este sentido, Bert Hellinger ha creado una filosofía de vida que accesibles a todos los seres humanos y en la medida en que puede ser entendida, también puede ser aplicada.

La disciplina de las Constelaciones Familiares es relativamente joven. Bert Hellinger comenzó a trabajar con esta mirada en los años ´80. No sé decir si él mismo la ha denominado “psicoterapia”, pero sé que el primer libro de Gunthard Weber  -transcripción de un taller de Hellinger- fue tituladoFelicidad Dual. La psicoterapia sistémica de Bert  Hellinger.

Tiiu Bolzmann

Pero es necesario aclarar  algunos puntos: en Alemania y Austria existe una diferenciación entre el psicólogo, el psiquiatra y el psicoterapeuta. El psicólogo, en términos generales, viene de las ciencias naturales y no está autorizado a hacer terapia con pacientes. El psiquiatra es un médico con la especialización en psiquiatría por lo que está habilitado a medicar y, con una formación psicoterapéutica, también a realizar psicoterapia con pacientes. Por último, el psicoterapeuta tiene una formación en algún enfoque psicoterapéutico reconocido y su profesión es considerada parte de las ciencias humanas.

Por el simple hecho de que los primeros interesados en el trabajo de Bert Hellinger en Alemania y Austria eran en general psicoterapeutas, las Constelaciones Familiares han sido ubicadas dentro del ámbito de la psicoterapia. Sin embargo, la Asociación Sistémica y los Colegios Médicos de Alemania no tardaron en criticarlo ya que no consideraban que su enfoque respondiera a los criterios de la Terapia Sistémica. Hellinger estuvo de acuerdo, nunca había pedido el reconocimiento de estas instancias, sino al contrario, una y otra vez enfatizó que las Constelaciones Familiares son diferentes de la psicoterapia (van más allá de la psicoterapia) y que todos quienes las hubiesen aprendido podrían aplicarlas.

Ya han pasado casi 40 años desde aquel entonces y actualmente se desencadenó la misma discusión en Argentina. Se critica que las Constelaciones no pueden ser llamadas psicoterapia ni tampoco psicoterapia alternativa o complementaria. Esto es cierto.No corresponden al marco teórico ni metodológico de la psicología.La metodología las Constelaciones Familiares es diferente. Los Órdenes del amor, como leyes sistémicas, son empíricamente verificables, aunque por ahora no forman parte de los contenidos en las materias de las universidades.

Cuando comenzamos a divulgar este trabajo y a brindar formaciones en Argentina, también hablamos de un enfoque terapéutico, pero pronto nos dimos  di cuenta de que esto no era adecuado en los casos de constelaciones que se aplican en otros contextos fuera de la psicoterapia. Los participantes de las formaciones procedían de diferentes ámbitos laborales y también había personas que no tenían una profesión o un título habilitante. Entonces notamos la necesidad de implementar una distinción: al terminar la cursada, con el cumplimiento de todos los requisitos, se entrega un Certificado como Facilitador de Constelaciones Familiares y, a su vez, se clasifica a los egresados según su profesión de base o de su desempeño.

Esto entró en vigencia en el 2003 y, a partir de ese momento, el trabajo se diversificó en seis ámbitos diferentes: clínica psicológica, clínica médica, educación, jurídica, asesoramiento organizacional y laboral, y asesoramiento familiar y social. No tenía sentido hablar de un enfoque psicoterapéutico porque en todos los rubros que no fueran clínica psicológica no se necesitaban las Constelaciones psicoterapéuticas. No hubiera tenido sentido ofrecerle a un asesor empresarial que haga “terapia” con las empresas o decir a un juez que acompañe “terapéuticamente” la judicialización de un asunto, ni que un médico haga “terapia” con una Constelación; porque para sus tareas ya tienen herramientas específicas de su campo y el título que los habilita en su desempeño.

En realidad, aquel que utiliza la Constelación en su trabajo la convierte en el “lenguaje” de su profesión. Las leyes sistémicas son el contenido en todos los ámbitos y la Constelación es idioma con el cual se evidencian estas leyes. Existen muchos lenguajes: uno puede hablar en términos jurídicos, médicos, pedagógicos, psicológicos; con dibujos, con música; en español, en inglés, en chino; con movimientos y también con posicionamientos de personas o elementos. Esto es posible, siempre y cuando, la persona que busca una respuesta comparta el idioma.

Aquí va un ejemplo

*     Cuando un psicólogo utiliza una Constelación puede explorar las relaciones familiares del paciente y entender las dinámicas que producen la angustia por la cual consulta e incluirlas en el proceso terapéutico.

*      Cuando un abogado utiliza una Constelación, puede revisar cuál es el obstáculo que está frenando una sucesión o cómo se puede resolver la distribución de acciones entre los socios que están en conflicto y continuar con los pasos adecuados.

*      Cuando un médico utiliza una Constelación puede revisar qué lealtades impiden a su paciente integrar un trasplante o qué relación familiar o laboral interfiere en la sanación de una enfermedad y hacerlo visible al paciente.

*      Cuando un maestro utiliza una Constelación, puede ayudar a ver dónde se traba la motivación del estudiante y su posición entre los compañeros de clase y encontrar un camino para resolverlo.

*      Cuando un asesor de empresas utiliza una Constelación puede investigar la relación entre la producción y la venta en una empresa o descubrir por qué se dan siempre las mismas dinámicas en un sector y buscar una solución adecuada.

*      Cuando un asistente social utiliza una Constelación puede revelar la dinámica en la familia de un niño con  comportamiento agresivo viendo cómo esto está relacionado con el divorcio de los padres y ayudarlos de tomar sus responsabilidades sobre el asunto.

Ni el médico, ni el abogado, ni el asesor de empresas, ni ninguno de todos los anteriormente citados -salvo, por supuesto, el psicólogo para ejercer su propia profesión- necesitan estudiar psicología para poder trabajar sobre las relaciones utilizando las Constelaciones.

Con respecto a temas más frecuentes como las relaciones familiares, el amor, el reconocimiento, la pertenencia y las necesidades humanas ¡todos somos expertos! Las leyes sistémicas son un conocimiento común; una filosofía de la vida.

Pero ¿cómo llamar entonces a este trabajo que parece un camaleón que se adapta a todos los contextos?

Las Constelaciones Familiares son una herramienta sistemática, fenomenológica, vincular para descubrir el funcionamiento invisible de las relaciones humanas y dar la posibilidad de integrar a todos los miembros y hechos en el sistema y, en consecuencia, contribuir al encuentro de su lugar en el mundo.

Tiiu Bolzmann en medio de Sophie y Bert Hellinger

Es sumamente reparador, porque permite en poco tiempo ajustar las relaciones humanas de una manera acertada y en consecuencia, duradera.

La psicología y la psicoterapia son disciplinas diferentes. Tienen su propia epistemología, su meta y su finalidad.

Las Constelaciones Familiares no son psicoterapia ni psicología y no tienen lugar entre disciplinas reconocidas actualmente a nivel formal. Es una disciplina nueva que tiene un marco particular. El reconocimiento de esta diferenciación tomará su tiempo espacio para hasta ser formalmente integrada.

Encajar las Constelaciones Familiares en una de las disciplinas, existentes sería como meter un auto en un acuario. Para encajarlas en lo existente, ambas cosa, el auto y el acuario, dejarían de ser lo que son.

Como siempre, cuando algo nuevo y desconocido está por integrarse, hay que encontrar denominaciones que no lesionen los marcos de las disciplinas existentes ni limiten lo nuevo que puja por desplegarse.

Las Constelaciones Familiares son un nuevo “lenguaje” sistémico fenomenológico relacional que permite traducir las dinámicas invisibles de los vínculos humanos. Este lenguaje se puede utilizar en cualquier contexto y respecto a cualquier pregunta.

El “lenguaje” de las Constelaciones ayuda a revelar la parte invisible de las relaciones, en todos los contextos. Aunque los Órdenes del Amor enuncian leyes generales que rigen los sistemas, no debemos pensarlos mecánicamente ni automatizarlos, no se muestran en todos los sistemas del mismo modo en el mismo momento.

A este enfoque adhiere el consejo directivo y académico de la Fundación Constelaciones  Familiares y Sistémicas Argentina (www.fundacionconstelaciones.org). Esta Fundación se ha creado en el 2012 con el fin de reconocer a las instituciones formadoras , respaldar a los facilitadores que han cumplido con la formación, guiar a los interesados y proteger al consultante.

Además se compromete asegurar la calidad de este enfoque, impulsar investigaciones sobre el uso y el efecto de las Constelaciones Familiares que sirva en el futuro para el reconocimiento del trabajo a nivel universitario ycientífico.

Hay diferentes niveles en que se trabaja con las Constelaciones. El trabajo puede revelar simplemente unos principios básicos, por ejemplo, la ubicación de cada uno en la familia o mostrar quién falta, a quién le fue negado el derecho de pertenencia; puede modificar el entendimiento de la persona sobre sí misma y su actitud con respecto a los demás miembros del grupo; y puede llegar incluso a revelaciones esenciales para el consultante. En todo caso, la mirada siempre está puesta sobre la totalidad del sistema en cuestión. Es por este motivo, que el trabajo no satisface solamente a una persona, sino que la “solución” siempre se da a nivel sistémico. No existe algo que haga bien a uno si no hace bien a todos. Si logramos el bien de uno, pero éste hace mal a otro, no hemos encontrado la solución sistémica.

Para facilitar Constelaciones Familiares no se necesita un estudio académico. Se necesita una formación en Constelaciones Familiares que comprenda el estudio profundo de Los Órdenes del Amor. Además, se necesita experiencia de vida, una actitud libre de juicio, desarrollo personal y una práctica espiritual. El facilitador tiene que tener la capacidad de mantenerse en contacto y ponerse en resonancia con la persona y su sistema para dar el lugar a que se integre todo lo que le pertenece.

Las Constelaciones Familiares son un lenguaje que el facilitador utiliza para la persona pueda desenredar la complejidad de su problemática. Cuando el consultante logra este entendimiento, la energía entre todos vuelve a fluir y cada uno puede ubicarse en su lugar, hacerse cargo de sus asuntos y comunicarse adecuadamente con su entorno.

Recapitulando ¿Cómo responder entonces a la pregunta ¿Qué son las Constelaciones Familiares?

Son parte de un nuevo paradigma. Una visión holística de la vida y de la salud. Es una herramienta que nos permite “externalizar” la realidad en la cual estamos inmersos y que no podemos ver mientras estamos “dentro”. ¡Esto es algo nuevo, realmente nuevo!

En las últimas décadas se han desarrollado muchas disciplinas diferentes para sanar la vida en la tierra. En realidad, son disciplinas milenarias del Oriente, como las prácticas espirituales y energéticas que ahora resultan disruptivas para Occidente. Las Constelaciones Familiares comprenden la mirada sistémica, la actitud espiritual y el flujo energético del universo, y contienen también conocimientos de la psicología, de la medicina y de otras ciencias afines, pero no son ni pretenden ser lo mismo.

Tiiu Bolzmann, es nacida en la República de Estonia ,  y es Lic. en Filosofía, Pedagogía y Sociología de la Universidad J.W. Goethe de Frankfurt, Alemania. Directora del Centro Latinoamericano de Constelaciones Familiares y Presidente de la Fundación Constelaciones Familiares de Argentina.