Fecha de publicación: jue, Oct 17th, 2019
Actualidad | Publicado por: admin

Se quedó dormida amamantando y cuando despertó su hijo estaba muerto

Social
Tags

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Línea Prensa). La escritora inglesa, Laurie Jade Woodruff, es un claro ejemplo de resiliencia. A partir de un hecho traumático como fue la muerte de su hijo de tan solo tres meses, la mujer se formó como terapeuta, astróloga y psíquica, y ahora brinda ayuda a otras madres que les toca atravesar situaciones similares. 

La escritora junto a su segundo hijo Henry.

El trágico hecho ocurrió en 2015. El pequeño Arthur tenía apenas tres meses de vida cuando Laurie Jade Woodruff decidió amamantarlo para calmar su llanto, pues era muy probable que tuviera hambre. Sin embargo, el cansancio la venció y se quedó dormida. Para cuando despertó, el bebé yacía sin vida en sus brazos. 

Durante muchos años Laurie se culpó a sí misma, pese a que los médicos confirmaron que Arthur había experimentado una muerte súbita infantil, es decir, un suceso inexplicable que ocurre en niños menores de un año aparentemente sanos. 

La mujer supo transformar el dolor, en brindar apoyo a otras madres. 

Sin embargo, con el paso del tiempo comprendió que la muerte de su primer hijo había sucedido por una razón, de tal forma, buscó hacer pública su historia personal, para dar apoyo a otras mujeres que les toque pasar por el mismo dolor. 

Con el tiempo, Laurie volvió a quedar embarazada y tuvo a su segundo hijo, Henry, con quien aprendió que atravesar por un momento complicado no significa que deba desquitarse con otros.

A pesar de que tuvo otra hijo, reconoce que siempre recuerda a Arthur. 

A pesar de ello, la madre confesó que extraña a Arthur todos los días, y que cuando murió, el dolor la llevó a hacer cosas muy extrañas. Sin embargo, reconoce que hoy tiene la fortaleza necesaria para poder narrar lo vivido sin sentir «que el mundo se le viene encima».